Datos de la empresa

Mi foto

Somos una organización dedicada a las consultoría de gestión empresarial ubicada en Bizkaia. Nuestro conocimiento, junto con el de nuestros colaboradores, nos permite desarrollar proyectos de gestión en los ámbitos de la calidad, medioambiente, seguridad y salud laboral, estrategia y personas, e implantar soluciones personalizadas e integrales para la consecución de objetivos concretos que permitan mejorar la competitividad de nuestros clientes.

lunes, 21 de noviembre de 2016

Inspección o revisión de instalaciones de gas en Euskadi. Obligaciones de los usuarios.

Los múltiples cambios legislativos en el sector de los hidrocarburos, y la continua actualización del Decreto vigente desde 2002 para el control e inspección de las instalaciones receptoras de gas, ha motivado que el Gobierno Vasco haya promulgado un nuevo decreto derogado el anterior (D 28/2002).

El objeto de esta actualizar está en determinar los criterios a tener en cuenta en la realización de las inspecciones de este tipo de instalaciones y contemplar de forma precisa las actuaciones necesarias a realizar tanto por las empresas instaladoras de gas habilitadas como, en su caso, por las empresas distribuidoras de gas.


Han de disponer de alta en industria y realizar revisiones/inspecciones periódicas todo tipo de instalaciones receptoras de gas, bien sean de gas natural o gas licuado de petróleo (GLP), cualquiera que sea la forma de suministro o distribución. (art 1)


Periodicidad y tipo de revisión/inspección:

Así las Instalaciones conectadas a redes de distribución o depósitos GLP con más de una persona usuaria deberán realizar inspecciones cada 5 años ya sea con una empresa instaladora de gas habilitada o con la propia empresa distribuidora de gas. (arts 2 y 4)

Las instalaciones conectadas a un depósito GLP para una sola persona usuaria deberán contratar dicha revisión, necesariamente, con una empresa instaladora de gas habilitada. (arts 2 y 4)

Estas revisiones/inspecciones se deberán realizar dentro del quinto año natural.


Empresas acreditadas para realizar revisión/inspección:


La empresa distribuidora o suministradora remitirá un aviso a sus personas usuarias, con una antelación de al menos tres meses, la necesidad de realizar la inspección o revisión periódica de su instalación receptora individual y/o común. (art 7)

Si la persona titular opta por que la inspección se realice por una empresa instaladora de gas habilitada el resultado de la inspección deberá comunicarse a la empresa distribuidora antes de la fecha límite indicada. Transcurrido este plazo sin que se haya remitido el certificado de inspección a la correspondiente empresa distribuidora de gas, se entenderá que, para la realización de la inspección, la persona titular ha optado por la empresa distribuidora y ésta procederá a la realización de la misma, previa comunicación a la persona titular de la fecha de la inspección con una antelación de al menos 5 días hábiles. (art 9)

El resultado de las comprobaciones deberá documentarse en un certificado que se entre­gará a la persona usuaria en el momento de la inspección o revisión (art 12)


Mantenimiento de las instalaciones:

Por supuesto las personas titulares de los contratos de suministro, o en su defecto usuarias de las instalaciones, serán responsables del correcto uso de las mismas, de su adecuado mantenimiento y de la realización de los controles periódicos previstos en el presente Decreto.

jueves, 10 de noviembre de 2016

Revisión de arneses. ¿Por fabricante o por personal propio?

En múltiples ocasiones los clientes nos cuestionan sobre quién puede realizar la revisión de un arnés de seguridad, habida cuenta que los fabricantes determinan en su manual de instrucciones/mantenimiento que la revisión ha de realizarse por personal competente.

La persona o personas responsables de realizar una tarea de mantenimiento (teniendo en cuenta que una revisión de un EPI es una tarea de mantenimiento de por si), dependerá del tipo de EPI, del tipo de actividad a realizar, de la claridad del manual de instrucciones, de la existencia de normativa específica, etc. En este sentido, habrá tareas que el trabajador pueda realizar, tras el adecuado adiestramiento, pero otras corresponderán a personal técnico especializado, teniendo en cuenta que el art 7.1. del RD 773/1997 determina que la utilización, el almacenamiento, el mantenimiento, la limpieza, la desinfección cuando proceda, y la reparación de los equipos de protección individual deberán efectuarse de acuerdo con las instrucciones del fabricante.

En el caso del Arnés, y a pesar de que en sus instrucciones de mantenimiento determina que lo ha de realizar personal competente, no nos ata para que lo haga el fabricante o proveedor. Es más, el Art 8.2 del RD 733/1997 sólo determina en cuanto a formación en mantenimiento de EPIS lo siguiente "El empresario (...) deberá proporcionar a los trabajadores instrucciones preferentemente por escrito sobre la forma correcta de utilizar y mantener los EPIS. El manual de instrucciones o la documentación informativa facilitados por el fabricante estarán a disposición de los trabajadores. La información a que se refieren los párrafos anteriores deberá ser comprensible para los trabajadores".

Por lo tanto, lo que habría que definir dentro del sistema de PRL de cada empresa es cuál es esa formación para tener personal competente. Lo más habitual es tener un trabajador con una formación mínima en PRL, pero lo más aconsejable es que sea un trabajador formado en trabajos en altura (donde se detalla cómo usar y mantener los arneses de seguridad), ya que si tienes un arnés, vas a trabajar en altura y si lo vas a hacer has de tener formación en trabajos en altura.

Por lo tanto:

- Arneses de uso personal: Tal y como dice la normativa legal, debe formarse a los trabajadores para que ellos mismos hagan el mantenimiento y revisión de su arnés (RD 773/1997 art 7.1. y 8.2). Dado que es revisión visual, cualquiera es capaz de detectar un corte o una quemadura, o rozadura en el textil; o una deformación o corrosión en los elementos metálicos. 
- Arneses de uso compartido: Revisión por parte de una persona que haya asumido esa responsabilidad. Bien el Servicio de Prevención, un trabajador designado, o cualquier trabajador al que se le haya asignado esa función.

El Plan de Prevención de la empresa deberá determinar: 

- Asignación de responsabilidades, y exigencia de la misma mediante registro escrito que evidencie su cumplimiento. 

- Formación necesaria y suficiente para los trabajadores o las personas con responsabilidades específicas en revisión de EPI´s, que los capacite para ello.




miércoles, 2 de noviembre de 2016

Contaminantes orgánicos persistentes.

Los Contaminantes Orgánicos Persistentes (COP), conocidos internacionalmente por su acrónimo inglés POPs (Persistent Organic Pollutants), son sustancias químicas que:

  • tienen una elevada permanencia en el medio ambiente al ser resistentes a la degradación,
  • son bioacumulables, incorporándose en los tejidos de los seres vivos y pudiendo aumentar su concentración a través de la cadena trófica,
  • son altamente tóxicos y provocan graves efectos sobre la salud humana y el medio ambiente y,
  • tienen potencial para trasportarse a larga distancia, pudiendo llegar a regiones en las que nunca se han producido o utilizad

Por todo esto, suponen una amenaza para la salud humana y el medio ambiente de todo el planeta.

La Comunidad Internacional, y más concretamente las Naciones Unidas, ha generado instrumentos importantes para regular y controlar los COP. El más ambicioso es el Convenio de Estocolmo, cuyo objetivo es proteger la salud humana y el medio ambiente frente a los COP, eliminando, y cuando esto no sea posible reduciendo, las emisiones y las descargas de estos contaminantes.

El número de sustancias que regula el Convenio de Estocolmo ha ido creciendo a lo largo de los últimos años. 

A nivel nacional, en el año 2007, se aprobó el Plan Nacional de Aplicación (PNA) del Convenio de Estocolmo y del Reglamento 850/2004/CE.

En la siguiente tabla se describen brevemente el perfil las sustancias designadas como COP en el Reglamento 850/2004/CE. El PNA ha considerado, además, otras sustancias relevantes para este proceso: endosulfán, dicofol, pencaclorofenol, penta- y octa-bromodifenil éter, pentaclorobenceno, hexaclorobutadieno, naftalenos policlorados, perfluoro-octanosulfonatos y cloroalcanos de cadena corta.


El PNA determina las siguientes acciones para eliminar hasta donde sea posible las liberaciones de COP: 


  • Prohibiendo la producción, exportación, importación y el uso de los COP de producción intencional: aldrina ,clordano, dieldrina, endrina, heptacloro, hexaclorobenceno, mirex, toxafeno y Policlorobifenilos (PCBs). 
  • Prohibiendo la producción y utilización de DDT, salvo en aquellos países que notifiquen su uso en relación con el control de los vectores de transmisión de enfermedades, y siempre, bajo las recomendaciones y las directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS). 
  • Reduciendo progresivamente las emisiones de los COP generados de forma no intencional: dioxinas, furanos, hexaclorobenceno y PCBs, con el objetivo último de su eliminación.
  • Determinar las existencias y los residuos que contienen COP para gestionarlos de manera eficaz y ambientalmente racional, eliminando su contenido de COP hasta donde sea posible. Asimismo, se prevé la identificación y la recuperación ambiental de los emplazamientos contaminados.
  • Promover el intercambio de información, la sensibilización y la educación para que todos los ciudadanos tengan conciencia del peligro real que suponen los COP.