Datos de la empresa

Mi foto

Somos una organización dedicada a las consultoría de gestión empresarial ubicada en Bizkaia. Nuestro conocimiento, junto con el de nuestros colaboradores, nos permite desarrollar proyectos de gestión en los ámbitos de la calidad, medioambiente, seguridad y salud laboral, estrategia y personas, e implantar soluciones personalizadas e integrales para la consecución de objetivos concretos que permitan mejorar la competitividad de nuestros clientes.

viernes, 26 de febrero de 2016

Relación con los proveedores. Nuevo enfoque de la ISO 9001:2015.

Uno de los principales cambios de la Norma ISO 9001:2015 es el enfoque realizado a la relación con los proveedores de productos y servicios, animando al estableciendo relaciones “mutuamente beneficiosas” con los mismos.

Por ello además de controlar su desempeño, como se determina en la versión del 2008, se han de determinar las necesidades y expectativas de los mismos, como parte interesada de la organización.

Los proveedores constituyen un aspecto clave, en ocasiones sin un control adecuado, para la fabricación de un producto o la prestación de un servicio de calidad. Dentro de los proveedores, aquellos que se contratan para la realización de servicios o actividades de nuestro proceso son los más críticos. Debemos asegurar tener buenas relaciones con ellos y que comprenden nuestras necesidades expectativas, así como nosotros conocemos y entendemos las suyas. Debemos establecer relaciones simbióticas.

¿Qué es una relación simbiotica?

En la naturaleza existen múltiples ejemplos de este tipo de relaciones. Estos tipos se definen de acuerdo a la relación de espacio que existe entre ellos y a si los simbiontes se ven beneficiados o no. Existen algunas relaciones simbióticas en las cuales los participantes necesitan de su compañero tanto como para mantenerse con vida, mientras que en otras solo para lograr cubrir determinadas necesidades.


Extrapolando esto al  mundo empresarial, con nuestros proveedores clave podemos tener ambos tipos de relaciones. Para cimentar este tipo de relaciones hay que:
  • Identificar y seleccionar claramente cuáles son los proveedores claves. ¿Quíen  me ofrece servicios o productos necesarios en calidad y plazo para mi empresa? ¿A quíen compro la mayor parte?¿Quíen es proveedor único? ¿Quién forma parte de la cadena productiva o de prestación de servicio? NO TODOS LOS PROVEEDORES SON IGUALES.
  • Entablar relaciones que permitan equilibrar los beneficios tanto al corto plazo como al largo plazo. En ocasiones se piensa con criterio de “inmediatez”. Hoy necesito algo urgentemente y por tanto hago lo que sea necesario para obtenerlo ¡ya! Pero eso va a tener un impacto al mediano o largo plazo.
  • Abrirse y compartir recursos y experiencias con los distintos aliados del negocio. En ocasiones se siente temor de compartir cierto tipo de información por temor al espionaje o perdida de información sensible. 
  • Compartir determinados aspectos del plan estratégico. Frente a un cambio de estrategia, tanto el proveedor como el cliente estén enterados. Si por ejemplo el cliente final demanda una mayor cantidad de producto, el intermediario le pedirá a su proveedor un mayor volumen a su vez. 
Para poder controlar la eficacia de los proveedores, la norma determina que se evalúe su desempeño, teniendo en cuenta el impacto del proveedor/contratista en nuestros productos o servicios y la eficacia de los controles implantados con anterioridad. Es decir que no a todos los proveedores, dependiendo del impacto en nuestra organización, deberían tener los mismos criterios de valoración. Si estamos ante productos o servicios muy críticos, los controles deberían ser mas severos.

Asimismo, como novedad con respecto a la Norma anterior, se deben establecer sistemáticas de comunicación/participación con el proveedor/contrata para hacerle saber los requisitos para "el control y seguimiento del desempeño del proveedor a aplicar por parte de la organización".



martes, 16 de febrero de 2016

Real Decreto 56/2016 por el que se transpone la Directiva 2012/27/UE del Parlamento Europeo relativa a la eficiencia energética.

Antecedentes legales:
 
La eficiencia energética es un aspecto esencial de la estrategia europea para un crecimiento sostenible en el horizonte 2020, y una de las formas más rentables para reforzar la seguridad del abastecimiento energético y para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y de otras sustancias contaminantes.

Este es el motivo por el que la Unión Europea se ha fijado como objetivo para 2020 aumentar en un 20 por ciento la eficiencia energética, objetivo que, de momento, no lleva camino de cumplirse.

El objetivo general consistente en lograr en 2020 un ahorro del 20 por ciento en el consumo de energía primaria de la Unión Europea, y conseguir nuevas mejoras de la eficiencia energética más allá de 2020.

Con este fin, la Directiva 2012/27/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 25 de octubre de 2012, relativa a la eficiencia energética, creó un marco común para fomentar la eficiencia energética dentro de la Unión Europea y establecer acciones concretas que lleven a la práctica alguna de las propuestas incluidas en el Plan de Eficiencia Energética 2011.

El presente Real Decreto desarrolla la citada Directiva para el impulso y la promoción de un conjunto de actuaciones a realizar dentro de los procesos de consumo energético que puedan contribuir al ahorro y la eficiencia de la energía primaria consumida, así como a optimizar la demanda energética de la instalación, equipos o sistemas consumidores de energía, además de disponer de un número suficiente de profesionales competentes y fiables a fin de asegurar la aplicación efectiva de la misma.

El problema es que transpone parcialmente la citada directiva, únicamente en lo relativo a auditorías energéticas, sistemas de acreditación para proveedores de servicios energéticos y auditores energéticos y la promoción de la eficiencia energética en los procesos de producción y uso del calor y del frío.

Auditorias Energéticas:

Las auditorías energéticas son herramientas que permiten a las organizaciones conocer su situación respecto al uso de energía. Permiten detectar las operaciones dentro de los procesos que pueden contribuir al ahorro y la eficiencia de la energía primaria consumida, así como optimizar la demanda energética de la instalación. Asimismo, determinan el uso y la diversificación de las fuentes energéticas, incluyendo la optimización por cambio de combustible.

El presente RD desarrolla el marco legal determinando el ámbito de aplicación, alcance, criterios mínimos que deben cumplir y requisitos que deben cumplir para alcanzar la cualificación de auditor energético. También se recoge la creación del registro administrativo de auditorías energéticas y el procedimiento para la inspección de su realización. Asimismo se establece la periodicidad legal de las mismas: cada cuatro años a partir de la fecha de la auditoría energética anterior.

La obligación de llevar a cabo la auditoría energética será para organizaciones que ocupen al menos a 250 personas como las que, aun sin cumplir dicho requisito, tengan un volumen de negocio que exceda de 50 millones de euros y, a la par, un balance general que exceda de 43 millones de euros. De igual modo, será también de aplicación a los grupos de sociedades, definidos según lo establecido en el artículo 42 del Código de Comercio, que, teniendo en cuenta las magnitudes agregadas de todas las sociedades que forman el grupo consolidado, cumplan los referidos requisitos de gran empresa. La auditoría deberá cubrir al menos, el 85 por ciento del consumo total de energía final del conjunto de las instalaciones ubicadas en el territorio nacional que formen parte de las actividades industriales, comerciales y de servicios que dichas empresas y grupos gestionan en el desarrollo de su actividad económica.

La fecha tope para realizar la auditoría energética será el 15 de Noviembre de 2016.

ISO 50001 ó Auditorías energéticas:

A efectos de justificar el cumplimiento de la obligación anterior, las empresas o grupos de sociedades obligados podrán utilizar algunas de las dos alternativas siguientes:
  • Realizar una auditoría energética que cumpla las directrices mínimas que se indican en el RD.
  • Aplicar un sistema de gestión energética o ambiental, certificado por un organismo independiente con arreglo a las normas europeas o internacionales correspondientes, siempre que el sistema de gestión de que se trate incluya una auditoría energética realizada conforme a las directrices mínimas que se en el RD.


Teniendo en cuenta que la información requerida para la auditoría energética de una empresa es similar a la necesaria para evaluar la huella de carbono de la organización, (Real Decreto 163/2014, de 14 de marzo, por el que se crea el registro de huella de carbono, compensación y proyectos de absorción de dióxido de carbono) puede permitir acceder a los incentivos incluidos en dicho real decreto y participar en los esquemas de compensación establecidos en este marco.

jueves, 11 de febrero de 2016

Nuevo sistema de etiquetado de Residuos. Aplicación reglamento CLP.

Antecedentes:

El etiquetado de residuos peligrosos se regulo en el artículo 14 del Real Decreto 833/1988, de 20 de julio, por el que se aprueba el Reglamento para la ejecución de la Ley 20/1986, Básica de Residuos Tóxicos y Peligrosos. El artículo 14 Decreto 833/1988, de 20 de julio, ha quedado modificado, debido a los cambios legislativos que se indican a continuación:


Modificación del apartado 2 a) del artículo 14 del RD 833/88, sobre residuos peligrosos:

La Ley 22/2011, de 28 de julio, de residuos y suelos contaminados, establece la forma de identificación de los residuos peligrosos en sus artículos 6 “Clasificación y Lista europea de residuos” y 3 “Definiciones”, y por tanto a partir de la entrada en vigor de esta Ley la identificación de los residuos peligrosos se lleva a cabo:

Mediante los códigos de la Lista europea de residuos, aprobada mediante por la Decisión 2000/532/CE, modificada por la Decisión 2014/955/UE.

Mediante los códigos que indican las características de peligrosidad de los residuos establecidos en el anexo III de la Ley 22/2011, modificado a partir del 1 de junio de 2015, por el Reglamento 1357/2014 de 18 de diciembre.

Por tanto quedó derogado el anterior sistema de identificación que se describe en el anexo 1 “ Sistema de identificación de los residuos tóxicos y peligrosos” del Real Decreto 833/88, y que se utilizaba en el etiquetado de los residuos peligrosos

Modificación del apartado 2 b) del artículo 14 del RD 833/88: 

El nombre, dirección y teléfono del titular de los residuos, debe sustituirse por el nombre, dirección y teléfono del productor o poseedor de los residuos, de acuerdo con las definiciones establecidas en la Ley 22/201, de residuos y suelos contaminados. 

De manera que se modifica el apartado 2b) del artículo 14 del RD 833/88, sustituyendo la palabra “titular” por “productor o poseedor” de los residuos,

Modificación de los apartados 3 y 4 del artículo 14 del RD 833/88: Cambio en la forma de identificar la naturaleza de los riesgos

Para identificar la naturaleza de los riesgos de los residuos peligrosos, en el etiquetado, se deben seguir las normas internacionales y comunitarias vigentes de acuerdo con lo indicado en el artículo 19.1 de la Directiva 2008/98/CE (Directiva Marco de Residuos) “ Los Estados miembros adoptarán las medidas necesarias para garantizar que los residuos estén envasados y etiquetados con arreglo a las normas internacionales y comunitarias vigentes, durante su recogida, transporte y almacenamiento temporal” . y en el artículo 18.3 de la Ley 22/2011, de residuos y suelos contaminados “Almacenar, envasar y etiquetar los residuos peligrosos en el lugar de producción antes de su recogida y transporte con arreglo a las normas aplicables”. 

Los pictogramas que se indicaban en el artículo 14 del RD 833/88 se correspondían a los pictogramas establecidos para sustancias y preparados de la Directiva 67/548/CEE del Consejo, de 27 de junio de 1967 sobre sustancias y la Directiva 1999/45/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 31 de mayo de 1999, sobre preparados se han sustituido por el Reglamento (CE) No 1272/2008 del Parlamento y del Consejo de 16 de diciembre de 2008 sobre clasificación, etiquetado y envasado de sustancias y mezclas, y han quedado derogadas de acuerdo con el artículo 60 del citado Reglamento a partir del 1 de junio de 2015.

Por tanto y de acuerdo con el artículo 19 de la Directiva 2008/98/CE, es necesario etiquetar los residuos peligrosos de acuerdo con la normativa vigente internacional y comunitaria, que es el Reglamento (CE) No 1272/2008 del Parlamento y del Consejo de 16 de diciembre de 2008 sobre clasificación, etiquetado y envasado de sustancias y mezclas.

Los pictogramas serán los previstos en los anexos del Reglamento (CE) No 1272/2008 del Parlamento y del Consejo de 16 de diciembre de 2008 sobre clasificación, etiquetado y envasado de sustancias y mezclas, y los principios de prioridad de los pictogramas de peligro deben ser los previstos en el artículo 26 del citado Reglamento.

Esta modificación en el etiquetado tiene su base legal en que los Reglamentos comunitarias son normas de directa aplicación en los Estados Miembros y no necesitan de transposición a nuestro ordenamiento jurídico. 

Nueva Normativa:

Por tanto con los cambios indicados la redacción del artículo 14, quedaría de la forma siguiente:

Artículo 14 “Etiquetado de residuos peligrosos” (versión a partir del 1 de junio de 2015)

1. Los recipientes o envases que contengan residuos tóxicos y peligrosos deberán estar etiquetados de forma clara, legible e indeleble, al menos en la lengua española oficial del Estado.

2. En la etiqueta deberá figurar:

El código y la descripción del residuos de acuerdo con la lista establecida en la Decisión 2014/955/UE y el código y la descripción de la característica de peligrosidad de acuerdo con el anexo III de la Ley 22/2011, de 28 de julio , de residuos y suelos contaminados modificado por el Reglamento 1357/2914, de 18 de diciembre por el que se modifica el anexo III de la Directiva 2008/98 /CE
  • Nombre, dirección y teléfono de productor o poseedor de los residuos 
  • Fechas de envasado. 
  • La naturaleza de los riesgos que presentan los residuos, se indicara mediante los pictogramas descritos en el Reglamento (CE) No 1272/2008 del Parlamento y del Consejo de 16 de diciembre de 2008 sobre clasificación, etiquetado y envasado de sustancias y mezclas, y por el que se modifican y derogan las Directivas 67/548/CEE y 1999/45/CE y se modifica el Reglamento (CE) no 1907/2006/. 
3. Cuando se asigne a un residuo envasado más de un indicador de un pictograma se tendrán en cuenta los criterios establecidos en el artículo 26 del Reglamento (CE) nº1272/2008

4. La etiqueta debe ser firmemente fijada sobre el envase, debiendo ser anuladas, si fuera necesario, indicaciones o etiquetas anteriores de forma que no induzcan a error o desconocimiento del origen y contenido del envase en ninguna operación posterior del residuo. El tamaño de la etiqueta debe tener como mínimo las dimensiones de 10 × 10 cm. 

No será necesaria una etiqueta cuando sobre el envase aparezcan marcadas de forma clara las inscripciones indicadas, siempre y cuando estén conformes con los requisitos exigidos 

Requisitos adicionales de información: Los productores de residuos peligrosos están obligados a informar a la administración ambiental competente en caso de desaparición, perdida o escape de residuos peligrosos o de aquellos que por su naturaleza o cantidad puedan dañar el medio ambiente. 

Requisitos de trazabilidad: Cuando se trasladan residuos peligrosos, bien sea en el interior del territorio del Estado o bien desde o hacia otros países, los residuos peligrosos deben ir acompañados de un documento de identificación en el que figuren los datos relativos tanto productor, como al gestor, medio de transporte y características de peligrosidad del residuo, así como su código LER. 

Prevención de residuos peligrosos: Los productores de residuo peligrosos están obligados a presentar anualmente a las Comunidades Autónomas un estudio de minimización de residuos peligrosos, quedando exentos de esta obligación los pequeños productores de residuos peligrosos, es decir los que generen menos de 10 toneladas.

lunes, 8 de febrero de 2016

Autorización de uso de maquinaria.

Cuando un trabajador de su empresa ha de entrar en una obra u otra empresa, es habitual que el promotor o empresa contratante, en virtud de su deber de vigilancia de seguridad y salud regulado el RD 171/2004, les solicite entre otros, la autorización de uso de maquinaria. En múltiples ocasiones nos preguntan qué fundamento jurídico tiene esta autorización y si deberían disponer de ella los trabajadores. En el presente post intentaremos dar solución a esta duda recurrente.


Es recomendable que las empresas dispongan de un sistema de gestión de autorizaciones de uso de maquinaria, tanto para sus trabajadores como para los trabajadores de las subcontratas que vayan a manejar máquinas o equipos en propiedad o alquilados por el contratista, o solicitar a sus subcontratas las autorizaciones de uso para sus trabajadores cuando las máquinas sean aportadas por éstas. La base de tal recomendación se fundamenta en:

Ley de Prevención de Riesgos Laborales 31/1995 art 17.1:

“El empresario adoptará las medidas necesarias con el fin de que los equipos de trabajo sean adecuados para el trabajo que deba realizarse y convenientemente adaptados a tal efecto, de forma que garanticen la seguridad y la salud de los trabajadores al utilizarlos.

Cuando la utilización de un equipo de trabajo pueda presentar un riesgo específico para la seguridad y la salud de los trabajadores, el empresario adoptará las medidas necesarias con el fin de que:

a) La utilización del equipo de trabajo quede reservada a los encargados de dicha utilización....”

R.D. 1215/97 Art. 3.4

“Cuando, a fin de evitar o controlar un riesgo específico para la seguridad o salud de los trabajadores, la utilización de un equipo de trabajo deba realizarse en condiciones o formas determinadas, que requieran un particular conocimiento por parte de aquéllos, el empresario adoptará las medidas necesarias para que la utilización de dicho equipo quede reservada a los trabajadores designados para ello…”

R.D. 1215/97 Art. 5

“De conformidad con los artículos 18 y 19 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, el empresario deberá garantizar que los trabajadores y los representantes de los trabajadores reciban una formación e información adecuadas sobre los riesgos derivados de la utilización de los equipos de trabajo, así como sobre las medidas de prevención y protección que hayan de adoptarse en aplicación del presente Real Decreto.”

Asimismo, en cuanto a la formación y autorización de uso de plataformas elevadoras existen requisitos específicos tales como:

R.D. 1627/97 Anexo IV-C puntos 6-b-4

“Los aparatos elevadores y los accesorios de izado, incluidos sus elementos constitutivos, sus elementos de fijación, anclajes y soportes, deberán: 

(…….4. Ser manejados por trabajadores cualificados que hayan recibido una formación adecuada)

Asimismo, las carretillas elevadoras están sujetos a este régimen de autorizaciones ya que el R.D. 1215/1997 en su Anexo II, apartado 2, punto 1, establece que la conducción de equipos de trabajo automotores estará reservada a los trabajadores que hayan recibido una formación específica para la conducción segura de esos equipos de trabajo...

Y ¿una herramienta manual?... ¿debe ser autorizada para su uso?

Según el RD 1215/1997, sí, ya que la definición contenida en su art 2 define como equipo de trabajo como “Cualquier máquina, aparato, instrumento o instalación utilizado en el trabajo.”

Las autorizaciones serán por escrito, firmando el trabajador copia de la autorización de uso y la prohibición de manejo, si es el caso, indicando las máquinas o equipos afectados. En cualquier caso, los trabajadores autorizados recibirán instrucciones escritas de seguridad de uso y manejo del equipo en cuestión, firmando el recibí.