Datos de la empresa

Mi foto

Somos una organización dedicada a las consultoría de gestión empresarial ubicada en Bizkaia. Nuestro conocimiento, junto con el de nuestros colaboradores, nos permite desarrollar proyectos de gestión en los ámbitos de la calidad, medioambiente, seguridad y salud laboral, estrategia y personas, e implantar soluciones personalizadas e integrales para la consecución de objetivos concretos que permitan mejorar la competitividad de nuestros clientes.

martes, 27 de octubre de 2015

BRC Versión 7. Seguridad Alimentaria.

El estándar global BRC para la Seguridad Alimentaria, norma reconocida internacionalmente del British Retail Consortium. Desde su primera publicación, la Food Standard BRC pasó por varias revisiones para mantenerlo al día respecto a las expectativas de las partes interesadas y con los requisitos de la GFSI (Iniciativa Mundial de Seguridad Alimentaria). Todas las normas y estándares que están aprobados por GFSI están comprometidos a una revisión quinquenal de sus requerimientos.


Uno de los principales factores que impulsan la aprobación de la versión 7 ha sido la gran cantidad de retiradas de productos del mercado que se han realizado en los últimos años. Por ello no es de extrañar que los requisitos de trazabilidad se hayan revisado en profundidad.

Por otra parte, temas como la autenticidad de los usos de marcas y el fraude alimentario son actualmente objeto de acalorados debates a nivel GFSI, que a su vez se refleja en esta nueva revisión.

El nuevo estándar, publicado en Enero de este año presenta las siguientes novedades respecto a la versión 6:

1. Dos nuevos Fundamentos:

Los llamados fundamentos son comparables a los KO-criterios de IFS y deben respetarse en todo momento. Además de los diez fundamentos existentes en número 6, dos más se introducen en la nueva edición:

Control de Etiquetado: El incorrecto o insuficiente etiquetado es ahora una razón de retirada de productos. Para enfatizar la importancia de este tema, todos los requisitos para el etiquetado se han reunido en una sección. Sin embargo, los propios requisitos no son nuevos, por lo que se limitarán las consecuencias para los site certificados. Control de Etiquetado aparece como un nuevo requisito en la Sección 6.

Gestión de proveedores: La organización debe tener un sistema de homologación, control y seguimiento de proveedores para que demuestren su eficacia para evitar cualquier riesgo potencial relativo de las materias primas (incluyendo el envasado) respecto a la seguridad, autenticidad, legalidad y calidad del producto final. La Certificación BRC de agentes y corredores es obligatoria para la compra a este tipo de intermediarios. No se considera suficiente la certificación según referencial IFS Broker.

2. Trazabilidad.

Requisitos más estrictos para la trazabilidad se aplican sobre todo a la gestión de proveedores. Los sites certificados no sólo deben mantener su propio sistema de trazabilidad, sino también asegurar que sus proveedores tienen un sistema de trazabilidad eficaz en sus emplazamientos. Una certificación de cualquiera de las normas reconocidas por la GFSI se considerará prueba suficiente de tal sistema. Un cuestionario proveedor ya no se considera suficiente. Durante las auditorías de proveedores, el sistema de trazabilidad debe incluirse en la auditoría.

3. Autenticidad.

Se debe realizar una evaluación documentada de la vulnerabilidad de todas las materias primas para determinar el riesgo potencial de adulteración de las mismas y prevenir así el fraude alimentario. Pare ello se tendrá en cuenta la naturaleza de la materia prima, los factores económicos, los métodos de detección y la facilidad de acceso a las materias primas a través de la cadena de suministro.

Cuando las materias primas son identificadas con alto riesgo de adulteración la evaluación se deberá realizar en el emplazamiento del proveedor.

4. Se extiende el concepto de zonas de riesgo.

Además de las zonas de alto riesgo y zonas de “cuidados especiales” para los productos congelados y refrigerados, se introduce una nueva categoría de riesgo de “cuidados especiales” para los productos ambientales. Todas las unidades operativas de la empresa se dividirá en zonas y estarán identificados en un plano de zonas. Lo que es nuevo es que incluso las áreas no productivas, como administración, sin contacto con el producto se incluirán en los planos.

5. Requisitos de clientes y Comunicación.

Se introduce un nuevo requisito referido a los requisitos de los clientes y si este declara algo en especial. Si existen requisitos específicos de los clientes, éstos se darán a conocer al personal y las partes interesadas pertinentes. Se debe disponer de evidencias documentales de tal extremo.

6. Módulo voluntarias adicionales.

El nuevo estandar ha sido diseñado de tal manera que permite módulos opcionales. Los módulos serán auditados junto con el cuerpo principal del estándar, pero no serán incluidos en el alcance de la certificación del sistema. Cualquier no conformidad encontrada no afectará el resultado final de la auditoría BRC. Algunos ejemplos de los módulos son el módulo adicional para la distribución de los productos terminados, el módulo de seguridad de la Planta, el módulo para la alimentación animal,…

7. Sistema de Evaluación.

Se ha habilitado un reconocimiento de excelencia en la gestión alimentaria mediante la clasificación “AA”. Se introduce para fomentar la mejora continua en las organizaciones y está orientada a sites que ya han alcanzado la calificación A. Sites con menos de 5 no conformidades menores puede alcanzar este nivel de excelencia.


jueves, 22 de octubre de 2015

Libro de Subcontratación en el sector de la construcción. ¿Qué obligaciones y requisitos establece?

En toda obra de construcción incluida en su ámbito de aplicación cada contratista, con carácter previo a la subcontratación con un subcontratista o trabajador autónomo, deberá obtener un Libro de Subcontratación que se ajuste al modelo que se inserta como anexo III en el Reglamento (Ley 32/2006, de 18 de octubre, reguladora de la Subcontratación en el Sector de la Construcción, así como por el Real Decreto 1109/2007). El Libro de Subcontratación será habilitado por la autoridad laboral correspondiente al territorio en que se ejecute la obra.


En dicho libro, que deberá permanecer en todo momento en la obra, se deberán reflejar, por orden cronológico desde el comienzo de los trabajos, y con anterioridad al inicio de éstos, todas y cada una de las subcontrataciones realizadas en una determinada obra con empresas subcontratistas y trabajadores autónomos, su nivel de subcontratación y empresa comitente, el objeto de su contrato, la identificación de la persona que ejerce las facultades de organización y dirección de cada subcontratista y, en su caso, de los representantes legales de los trabajadores de la misma, las respectivas fechas de entrega de la parte del plan de seguridad y salud que afecte a cada empresa subcontratista y trabajador autónomo, así como las instrucciones elaboradas por el coordinador de seguridad y salud para marcar la dinámica y desarrollo del procedimiento de coordinación establecido, y las anotaciones efectuadas por la dirección facultativa sobre su aprobación de cada subcontratación excepcional de las previstas en el artículo 5.3 de la Ley.

En el libro de subcontratación se anotará asimismo la persona responsable de la coordinación de seguridad y salud en la fase de ejecución de la obra así como cualquier cambio de coordinador de seguridad y salud que se produjera durante la ejecución de la obra.

Con ocasión de cada subcontratación, el contratista deberá proceder del siguiente modo:

a) En todo caso, deberá comunicar la subcontratación anotada al coordinador de seguridad y salud, con objeto de que éste disponga de la información y la transmita a las demás empresas contratistas de la obra, en caso de existir, a efectos de que, entre otras actividades de coordinación, éstas puedan dar cumplimiento a lo dispuesto en artículo 9.1 de la Ley, en cuanto a la información a los representantes de los trabajadores de las empresas de sus respectivas cadenas de subcontratación.

b) También en todo caso, deberá comunicar la subcontratación anotada a los representantes de los trabajadores de las diferentes empresas incluidas en el ámbito de ejecución de su contrato que figuren identificados en el Libro de Subcontratación.

c) Cuando la anotación efectuada suponga la ampliación excepcional de la subcontratación prevista en el artículo 5.3 de la Ley, además de lo previsto en las dos letras anteriores, el contratista deberá ponerlo en conocimiento de la autoridad laboral competente mediante la remisión, en el plazo de los cinco días hábiles siguientes a su aprobación por la dirección facultativa, de un informe de ésta en el que se indiquen las circunstancias de su necesidad y de una copia de la anotación efectuada en el Libro de Subcontratación.

Al Libro de Subcontratación tendrán acceso el promotor, la dirección facultativa, el coordinador de seguridad y salud en fase de ejecución de la obra, las empresas y trabajadores autónomos intervinientes en la obra, los técnicos de prevención, los delegados de prevención, la autoridad laboral y los representantes de los trabajadores de las diferentes empresas que intervengan en la ejecución de la obra.

El contratista deberá conservar el Libro de Subcontratación en la obra de construcción hasta la completa terminación del encargo recibido del promotor. Asimismo, deberá conservarlo durante los cinco años posteriores a la finalización de su participación en la obra.

martes, 6 de octubre de 2015

DAFO y Norma ISO 9001:2015. Herramienta para determinar riesgos y oportunidades.

Una de las principales novedades de la Norma ISO 9001:2015 es la comprensión de la organización y su contexto, como lo adelantábamos en un post del 04.06.2015. 

Además de comprender la organización y su contexto, la Norma versión 2015 también nos requiere en su punto 4.2. el comprender las necesidad y expectativas de las partes interesadas y en el punto 6.1. determinar y abordar riesgos y oportunidades de la organización.

A la hora de resolver estos nuevos requisitos de una manera fácil y sencilla, las organizaciones se tienen que sentar a pensar en sistemáticas sencillas y reproducibles. Un método ampliamente utilizado en el ámbito de la calidad desde hace más de 50 años es el DAFO.

El análisis DAFO es la herramienta estratégica por excelencia más utilizada, aunque a veces de forma intuitiva y sin conocer su nombre técnico. El beneficio que se obtiene con su aplicación es conocer la situación real en que se encuentra la organización, así como el riesgo y oportunidades que le brinda el mercado.

El objetivo del análisis DAFO es el de que todas las partes involucradas en la actividad identifiquen las debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades que puedan afectar en mayor o menor medida al desempeño de la organización, y será de gran ayuda para conocer “el contexto de la organización” y los “riesgos y oportunidades” requeridos en la versión del 2015 de la Norma ISO 9001.

El nombre lo adquiere de sus iniciales DAFO:

Debilidades: también llamadas puntos débiles: son aspectos que limitan o reducen la capacidad de desarrollo efectivo de la estrategia de la organización, constituyen una amenaza para la organización.

Amenazas: Aspecto del entorno socioeconómico que puede impedir la implantación de una estrategia, o bien reducir su efectividad, o incrementar los riesgos de la misma, o los recursos que se requieren para su implantación, o bien reducir los ingresos esperados o su rentabilidad.

Fortalezas: también llamadas puntos fuertes: son capacidades, recursos, posiciones alcanzadas y, consecuentemente, ventajas competitivas que deben y pueden servir para explotar oportunidades.

Oportunidades: es todo aquello que pueda suponer una ventaja competitiva para la organización, o bien representar una posibilidad para mejorar la rentabilidad de la misma o aumentar la cifra de sus negocios.

Las debilidades y fortalezas pertenecen al ámbito interno de la organización, al realizar el análisis de los recursos y capacidades; este análisis debe considerar una gran diversidad de factores relativos a aspectos de prestación del servicio, marketing, financiación, generales de organización...

¿Cómo se desarrolla?

Se puede desarrollar un DAFO por procesos, para un proyecto en particular o en ámbito estratégico a nivel de empresa. Lo ideal es realizar el DAFO con varias personas implicadas o funciones de la organización para aprovechar diversas ideas o puntos de vista. Para ello a la hora de realizar el DAFO, antes de la reunión, cada miembro debe autoreflexionar sobre el tema a tratar. Con sus ideas o análisis bajo al brazo cada miembro expone sus resultados en la reunión ante sus compañeros, y durante la misma se realiza un DAFO general mediante el acuerdo de todos los miembros y se vuelcan los resultados en la MATRIZ DAFO.

El problema es cómo enfocar la reflexión, que nos debemos preguntar para detectar debilidades, amenazas, oportunidades y amenazas. No hay preguntas fijas ni metodología establecida, aunque si podemos tener unas preguntas guía como las siguientes:

DAFO a nivel empresarial:


DAFO a nivel procesos:





¿Decisiones a tomar?

Una vez identificados los puntos débiles (debilidades y amenazas) y puntos fuertes (fortalezas y oportunidades), debemos preguntarnos como minimizar unos y potenciar otros, priorizando acciones y estableciendo planes o de mejora o de contingencias.

A la hora de priorizar las organizaciones pueden utilizar métodos ad-hoc, que de una manera muy sencilla permitan desarrollar planes de acciones que ayuden a priorizar las acciones a llevar a cabo. El alcance y extensión de esta metodología deberá estar dimensionada a la complejidad de la organización y de las debilidades y puntos fuertes detectados.

Así un método binario que bareme el impacto (positivo o negativo) y la capacidad de la organización para gestionarlo podría ser suficiente para determinar un plan de contingencias, estratégico o de objetivos de mejora.







lunes, 5 de octubre de 2015

Sistemas de alarma y evacuación. Niveles sonoros e indicaciones visuales.

Cuando el ruido ambiental sea muy elevado o exista algún tipo de limitación en las capacidades físicas auditivas del personal, se debe optar por la señalización luminosa o se empleará como complemento a la señalización acústica. 

Las señales luminosas intermitentes como aviso de evacuación son siempre aconsejables y sobretodo cuando existan trabajadores con deficiencias auditivas. A la hora de elegir y diseñar estas señales o combinación de señales , debe garantizarse que serán capaces de llamar la atención sobre una emergencia, en cualquier situación y emplazamiento del centro, incluso cuando los trabajadores estén empleando protección auditiva. Según el Real Decreto 1942/1993, por el que se aprueba el reglamento de instalaciones de protección contra incendios, el sistema para comunicar una alarma será en todo caso, audible, debiendo ser, además, visible cuando el nivel de ruido donde deba ser percibida supere los 60 dB (A). 

De acuerdo con la UNE 7731:2008 sobre señales acústicas de peligro en lugares de pública concurrencia (entre las que se encuentran las de emergencia y de evacuación de emergencia), si el ruido de presión sonora ponderado A del ruido ambiente supera los 100 dB, se recomienda empelar señales visuales adicionales, mejor que sólo auditivas. En cualquier caso, el nivel máximo de la señal no debe superar los 118 dB(A), en la zona de recepción de la señal.

En todas las empresas deberá además tenerse en cuenta en la señalización de emergencia, la posibilidad de la presencia de personas especialmente sensibles y que dispongan de algún tipo de discapacidad para poder percibir las señales, ya sea auditiva, visual o de otro tipo, ya que además del artículo 20 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales (PRL) relativo a las medidas de emergencia, también debe cumplirse con el artículo 25 de la LPRL, donde se establece que “el empresario garantizará de manera específica la protección de los trabajadores que, por su ( …… ) discapacidad física, psíquica o sensorial, sean especialmente sensibles a los riesgos derivados del trabajo. A tal fin, deberá tener en cuenta dichos aspectos en las evaluaciones de los riesgos y, en función de éstas, adoptará las medidas preventivas y de protección necesarias”. Por tanto, entre estas medidas se encuentran las que deben seguirse en caso de emergencia y obviamente también en la correspondiente señalización, para la protección de estos trabajadores. 

En el Real Decreto de señalización se indica al respecto que: “cuando los trabajadores a los que se dirige la señalización tengan la capacidad o la facultad visual o auditiva limitadas, incluidos los casos en que ello sea debido al uso de equipos de protección individual, deberán tomarse las medidas suplementarias o de sustitución necesarias”. La ORDEN PRE/446/2008, de 20 de febrero, por la que se determinan las especificaciones y características técnicas de las condiciones y criterios de accesibilidad y no discriminación establecidos en el Real Decreto 366/2007 por el que se establecen las condiciones de accesibilidad y no discriminación de las personas con discapacidad en sus relaciones con la Administración General del Estado, regula que los sistemas de seguridad contra incendios de las Oficinas de Atención al Ciudadano, contemplarán la emisión del mensaje en diferentes modalidades sonora y visual (luminoso, rotulación, etc.) para garantizar la recepción a todos los usuarios. 

En el Código Técnico de la Edificación tras la modificación por el Real Decreto 173/2010, en materia de accesibilidad y no discriminación de las personas con discapacidad, contempla que en edificios que deban tener un plan de emergencia conforme a la reglamentación vigente, éste preverá procedimientos para la evacuación de las personas con discapacidad en situaciones de emergencia. Obviamente ello implica que también se adapte la señalización de emergencia para estos casos. Además en materia de señalización de emergencia para personas con discapacidad establece las siguientes precisiones: 

  • Los itinerarios accesibles para personas con discapacidad, (es decir que cumplen los requisitos que señala la norma para este tipo de itinerarios) que conduzcan a una zona de refugio, a un sector de incendio alternativo previsto para la evacuación de personas con discapacidad, o a una salida del edificio accesible, se señalizarán mediante las señales de “SALIDA” o “SALIDA DE EMERGENCIA” según corresponda, acompañadas del Símbolo Internacional de Accesibilidad para la movilidad (persona usando una silla de ruedas). Cuando dichos itinerarios accesibles conduzcan a una zona de refugio o a un sector de incendio alternativo previsto para la evacuación de personas con discapacidad, irán además acompañadas del rótulo “ZONA DE REFUGIO”.
  • La superficie de las zonas de refugio se señalizará mediante diferente color en el pavimento y el rótulo “ZONA DE REFUGIO” acompañado del Símbolo Internacional de Accesibilidad para la movilidad colocado en una pared adyacente a la zona. Por tanto, el técnico encargado de la redacción de las medidas de emergencia, además de tener en cuenta estas obligaciones legales, adoptará todas las medidas que sean necesarias para que éstas en su totalidad puedan garantizar la correcta alarma y evacuación de estos trabajadores o personas presentes en el centro. Para ello, se elegirá el sistema de comunicación de alarma que permita transmitir la señal de alarma absolutamente a todos los ocupantes del edificio o local, teniendo en cuenta que las señales elegidas deberán ser visibles o audibles en su caso, desde cualquier punto en el que pueda encontrarse cualquier persona, o bien buscar medidas alternativas como que algún miembro específico integrante de los equipos de evacuación avise y ayude en la evacuación a este tipo de personas.