Datos de la empresa

Mi foto

Somos una organización dedicada a las consultoría de gestión empresarial ubicada en Bizkaia. Nuestro conocimiento, junto con el de nuestros colaboradores, nos permite desarrollar proyectos de gestión en los ámbitos de la calidad, medioambiente, seguridad y salud laboral, estrategia y personas, e implantar soluciones personalizadas e integrales para la consecución de objetivos concretos que permitan mejorar la competitividad de nuestros clientes.

miércoles, 24 de septiembre de 2014

Libro de visitas electrónico

Actualmente existe cierta confusión entre la necesidad o no de tener un libro de visitas en soporte papel en el centro de trabajo, o si con disponer del libro de visitas electrónico es suficiente.

Ayer mismo un cliente nos enseñó una circular que les habían hecho llegar, en el que les comentaban que en virtud de la Ley 14/2013, ya no era necesario disponer de un libro de visitas en el centro de trabajo. Con el objeto de aclarar este tema, y evitar que tanto este cliente, el resto de nuestra cartera y los seguidores de este Blog caigan en la tentación de deshacerse del libro y se arriesguen a una sanción, procedemos a aclarar la situación legal a este respeto.

El Boletín Oficial del Estado del sábado día 28 de septiembre de 2013 publicó la Ley 14/2013 de apoyo a los emprendedores y su internacionalización. En su artículo primero indicaba que el objetivo de su promulgación es apoyar al emprendedor y la actividad empresarial, favorecer su desarrollo, crecimiento e internacionalización (…) y un entorno favorable a la actividad económica.

En relación con el caso que nos ocupa, en el artículo 40 de la Ley indica la modificación del apartado 3 del artículo 14 de la Ley 42/1997, de 14 de noviembre, Ordenadora de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, que tiene una nueva redacción:

"La Autoridad Central de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social pondrá a disposición de las empresas, de oficio y sin necesidad de solicitud de alta, un Libro de Visitas electrónico por cada uno de sus centros de trabajo, en el que los funcionarios actuantes, con ocasión de cada visita a los centros de trabajo o comprobación por comparecencia del sujeto inspeccionado en dependencias públicas que realicen, extenderán diligencia sobre tal actuación”

Esta modificación implica la modificación a su vez de la Resolución 25-11-2008 Libro de Visitas electrónico -LVe- (BOE 2-12-2008) donde se establecía que la disposición del libro de visitas electrónico a las empresas que así lo solicitasen (actualmente sólo disponible en las comunidades de GALICIA, ASTURIAS, CANTABRIA, LA RIOJA Y NAVARRA).

El problema es que la propia Ley 14/2013 indica que “mediante Orden del Ministerio de Empleo y Seguridad Social se determinarán los hechos y actos que deban incorporarse al Libro de Visitas electrónico, así como los obligados, la forma de remisión a los mismos y los sistemas de verificación electrónica de su integridad. Asimismo, se establecerán los supuestos excepcionados de llevar Libro de Visitas electrónico, el medio sustitutivo al mismo y el régimen transitorio de aplicación de esta medida."

En virtud de todo esto podemos concluir que el libro de visitas electrónico no está a disposición de todos los que así lo deseen, y además, no exime de la existencia del libro de visitas en formato físico en tanto en cuanto no se legisle mediante Orden ministerial.

Por lo que, a día de hoy, es obligatorio disponer del libro de visitas en formato físico, a no ser que su empresa tenga centros de trabajo en Galicia, Asturias, Cantabria, La Rioja ó Navarra y haya solicitado la disposición del formato electrónico.

lunes, 22 de septiembre de 2014

Gestión de Residuos. Documentación Legal.

La legislación vigente en materia de residuos determina claramente  el procedimiento de actuación para la cesión de un residuo peligroso de un productor a un gestor / transportista de residuos peligrosos.

La gestión de residuos peligrosos exige a productor, transportista y gestor estar dados de alta en el registro correspondiente:




*El alta ha de estar referida a los residuos a gestionar, es decir no todos los transportistas / gestores pueden gestionar todos los residuos.

Además de la preceptiva autorización o inscripción en el registro correspondiente de la Comunidad Autónoma en la que están ubicados, la formalización de una serie de documentos, entre ellos los siguientes:

Documento de Aceptación: Antes de realizar la primera entrega del residuo al gestor, el productor deberá contar con el documento de aceptación emitido por parte del gestor de destino. Este documento expresa el compromiso por parte del gestor de aceptar el residuo en su instalación, una vez comprobada su admisibilidad. El código de este documento se incluirá en el Documento de Control y Seguimiento.

Notificación de Traslado: Únicamente en caso de tratarse de traslados de residuos peligrosos de una Comunidad Autónoma a otra, el operador deberá realizar la Notificación previa del traslado del residuo, a la Comunidad Autónoma de origen y a la de destino al menos con diez días de antelación al envío del residuo al gestor.

Documento de Control y Seguimiento: Documento que acompaña a un residuo peligroso en su traslado desde el centro productor del mismo hasta la instalación de gestión de residuos que se encargará de su almacenamiento intermedio y/o tratamiento.

Todos los documentos constan de varios ejemplares y llevan una codificación para su identificación de forma inequívoca, de forma que se acredite la entrega de una determinada cantidad de un residuo peligroso entre un centro productor en concreto y un determinado centro gestor, identificándose también al transportista que ha efectuado el traslado del residuo.

Es importante mencionar que, en el marco del Proyecto ETER (Estandarización de la Tramitación Electrónica de Datos Ambientales), las Administraciones Públicas han consensuado, entre otros, un nuevo formato de Documento de Control y Seguimiento, que auna el Documento de Control y Seguimiento de residuos peligrosos y el Documento B de Control y Seguimiento de aceites usados, siendo por tanto válido para todo tipo de residuo peligroso incluido el aceite industrial usado. En el Área de descargas se encuentra el formato de impreso del documento de control y seguimiento consensuado en formato .doc.

El objetivo de las Comunidades Autónomas y el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino en el seno del Proyecto ETER, ha sido la elaboración de un lenguaje de intercambio electrónico de datos ambientales denominado E3L, para facilitar el intercambio de información entre los distintas entidades públicas y privadas involucradas en el proceso de tramitación e intercambio de datos de carácter ambiental.

Actualmente las administraciones públicas están en un período de transición hasta la total implantación a nivel estatal del procedimiento electrónico (en un primer momento de la notificación de traslado y del documento de control y seguimiento). No obstante, dicha implantación requiere la adaptación a E3L de los sistemas informáticos tanto de las Administraciones Públicas como de las entidades privadas. Dicha adaptación a E3L se está llevando a cabo a diferentes ritmos en cada Comunidad Autónoma.



lunes, 15 de septiembre de 2014

Almacenamiento de residuos peligrosos. Volumen de los cubetos de retención.

Los cubetos de retención son parte indispensable de un buen sistema de almacenamiento de residuos peligrosos en estado líquido. Así, contenedores (garrafas, bidones o GRGs) utilizados para el almacenamiento de líquidos inflamables, combustibles, corrosivos y/o tóxicos, deberán disponer de sistemas de retención que prevengan la liberación de sustancias peligrosas al medio ambiente (suelo ó agua).

Hay que tener en cuenta dos reglas muy importantes para un adecuado diseño y dimensionamiento de los cubetos de retención de un almacenamiento de residuos:

  • No deberán estar en el mismo cubeto recipientes con productos que presenten reacciones peligrosas entre sí (ver cuadro de incompatibilidades), o que puedan interaccionar con el material del cubeto, lo que disminuiría su eficacia.
  • Debe tener el volumen adecuado para retener el vertido.
cuadro de incompatibilidades

¿Qué volumen de retención del cubeto necesito?

Aunque, no todos los almacenamientos de residuos estarán regulados por los reglamentos APQ, por su dimensionamiento y cantidades, es una buena guía para determinar la capacidad de un cubeto de retención para cualquier sistema de almacenamiento líquido.

Según el artículo 17 del Reglamento APQ-7 sobre almacenamiento de líquidos tóxicos, la capacidad del cubeto será, como mínimo, igual al mayor de los volúmenes siguientes:

  • Volumen del mayor de los recipientes almacenados.
  • 10% del volumen total almacenado.
tomando siempre el volumen más desfavorable de los 2 calculados. Veamos 2 ejemplos:

Ejemplo 1:

Un almacén  con 12 GRG´s (contenedores de 1000 litros). El volumen total almacenado será de 12000 litros.

El 10% de 12000 = 1200 litros.

Así tenemos que el contenedor es de 1000 litros, y el resultado del 10% es de 1200 litros.

En este caso el resultado más desfavorable es 1200 litros contra los 1000 del GRG y esta tiene que ser la mínima capacidad del cubeto de retención para prevenir con el cubeto de cualquier fuga de material peligroso.

Ejemplo 2:

1 GRG + 700 litros en diferentes recipientes (como puede ser en un bidón y distintas garrafas para el almacenamiento de productos químicos). Total = 1700 litros.

El 10% de 1700 = 170 litros.

En este caso el más desfavorable son los 1000 litros del GRG y es el resultado que nos tenemos que coger.

En algunas áreas que requieran una protección especial (según legislación vigente), puede llegar a exigirse un volumen de retención del 100% de la cantidad total almacenada.


Puentes Grúas. Revisiones anuales y decenales.


La periodicidad de las revisiones y comprobaciones, dependerán de las condiciones de utilización del aparato, y como indican la norma UNE 58132-5:1994 y la norma UNE 58144-1:1997; será al menos de una vez al año.

En las revisiones generales, tal como indica la norma UNE 58919:1995. "Numerosos elementos de la cadena cinemática de un aparato de elevación de serie no son visibles y por consiguiente no pueden verificarse regularmente con ocasión de los controles prescritos. Por ello, apenas se pueden detectar una rotura o una avería incipiente. A lo largo del tiempo, cuando el potencial teórico de utilización D, para el cual el mecanismo ha sido dimensionado se ha consumado, un peligro puede aparecer con una probabilidad creciente". Así pues, el potencial de utilización teórico D, en horas de vida para el que ha sido diseñada la máquina, permite determinar, comparándolo con las solicitaciones reales del aparato S en horas, los Periodos de Funcionamiento Seguro, PFS para cada mecanismo de elevación de la grúa.

Para que una grúa se encuentre en un periodo de funcionamiento seguro, debe cumplirse:

PFS = S/D <= 1

Cuando se alcance o supere la utilización teórica de servicio D, es decir cuando S/D >= 1, se debe de realizar una revisión general para poder seguir utilizando el aparato. Esta revisión general debe efectuarse no más tarde de los 10 años desde la primera puesta en servicio de la grúa y posteriormente, a los 10 años, como máximo, después de cada revisión general.

El fabricante o la empresa que realiza la revisión general, debe determinar el valor de la utilización teórica D y la nueva fecha límite para la siguiente revisión general.

jueves, 11 de septiembre de 2014

Diseño ecológico. Productos que usan energía (PUEs)

Hoy en día se considera que los diseñadores de productos y los importadores deben contribuir a la reducción del consumo de energía y a alcanzar la eficiencia energética en todas las etapas de sus actividades económicas. Por ello desde la Unión Europea se están aprobando una serie de Directivas y Reglamentos que pretenden ir en esta dirección. Estas nuevas reglamentaciones, adaptadas a cada producto en cuestión, establecen las condiciones mínimas en cuanto al rendimiento del producto para reducir su impacto medioambiental y se basan en el impacto medioambiental a lo largo del ciclo de vida del producto (diseño, producción, distribución y eliminación). 

La Directivas de diseño ecológico no se aplican directamente a las empresas: los gobiernos de la UE tienen la obligación de garantizar que sus correspondientes legislaciones nacionales se ajustan a la Directiva. Sin embargo las medidas de ejecución sí se aplican directamente en todos los países de la UE y, por consiguiente, a todas las empresas de la UE.

Así, el Real Decreto 1369/2007, de 19 de octubre, estableció los requisitos de diseño ecológico aplicables a los productos que utilizan energía mediante transposición de la Directiva 2005/32/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 6 de julio de 2005, por la que se instaura un marco para el establecimiento de requisitos de diseño ecológico aplicables a los productos que utilizan energía.

Posteriormente el Parlamento Europeo y el Consejo adoptó, con fecha 21 de octubre de 2009, la Directiva 2009/125/CE, de refundición, por la que se instaura un marco para el establecimiento de requisitos de diseño ecológico aplicables a los productos relacionados con la energía y por la que se derogó la Directiva 2005/32/CE, y que tradujo a nuestro ordenamiento jurídico al Real Decreto 187/2011, de 18 de febrero, relativo al establecimiento de requisitos de diseño ecológico aplicables a los productos relacionados con la energía. 

Las medidas de ejecución contenidas en las directivas y en nuestro ordenamiento jurídico están contenidas en las Normas armonizadas adoptadas por los organismos europeos de normalización (CENELEC y CEN). Las referencias de distintas normas armonizadas de la UE se publican progresivamente en el Diario Oficial de la Unión Europea para apoyar las medidas de diseño ecológico adoptadas hasta ahora.

Las normas armonizadas pueden establecer requisitos:

-Específicos, que establecen valores límite (consumo máximo de energía, cantidades mínimas de material reciclado, etc.).

-Genéricos, que no establecen valores límite, pero que pueden exigir que:

+el producto sea "eficiente" o "reciclable"

+se facilite información sobre la utilización y mantenimiento del producto para minimizar su impacto medioambiental

+se realice un análisis del ciclo de vida del producto para determinar posibilidades de diseño alternativas y soluciones de mejora.

En la práctica, la introducción de un nuevo requisito mínimo supone realmente la prohibición de comercialización en los 27 países de la UE de todos los productos no conformes. 

A día de hoy existen normas armonizadas para:









Ventiladores (de motor, con una potencia eléctrica de entrada comprendida entre 125 W y 500 kW)






Las calderas de agua caliente pertenecen al ámbito de aplicación de la Directiva 92/42/CEE relativa a los requisitos de rendimiento para las calderas nuevas de agua caliente alimentadas con combustibles líquidos o gaseosos (de potencia comprendida entre 4 kW y 400 kW).


La Directiva de diseño ecológico no se aplica a los medios de transporte (vehículos) de personas o bienes.

jueves, 4 de septiembre de 2014

Compresores e inspecciones periódicas.

Actualmente, y a pesar de que el Real Decreto de equipos a presión data del año 2008, todavía existen dudas por parte de los responsables de mantenimiento de las empresas que tienen equipos a presión en sus instalaciones.


En el presente post, nos centraremos en equipos a presión de aire (compresores), ya que son los equipos más comunes, aunque existen otros tipos de equipos a presión (criogénicos, depósitos a presión de oxigeno, etc…). Para más información sobre este tipo de equipos, debe consultar el R.D. 2060/2008.

Las dudas más frecuentes que hemos detectado en nuestras labores de auditoría/consultoría son las referentes al registro o no de las instalaciones en industria y a la periodicidad de las inspecciones requeridas por el nuevo R.D.

Un aspecto importante a aclarar, es que las inspecciones reguladas en el citado R.D., no se refieren al mantenimiento anual que realiza la casa, que se centra en el motor del compresor. El riesgo real está en el estado del calderín del compresor, por lo que las inspecciones reguladas se refieren a revisiones del calderín, no del motor.

Así, los requisitos fundamentales que han de cumplir las instalaciones a presión son:
  • Disponer de puesta en servicio del equipo. Este requisito es aplicable a compresores que dan servicio a líneas de producción o limpieza, es decir, que son de instalaciones fijas. Los compresores portátiles “tipo Leroy Merlín” no son afectados por este requisito. “No tendrá la consideración de instalación, a efectos del presente reglamento, la implantación de equipos a presión compactos móviles que no necesiten elementos fijos ni estén conectados a otros equipos a presión fijos, o de aquellos que para su funcionamiento sólo requieran de conexión eléctrica (art 4.4.)”
  • Realización de mantenimiento anual del equipo. Este es el mantenimiento al que nos referimos al principio del post, es decir el mantenimiento del motor.
  • Disponer de placa de inspecciones periódicas. Con la primera inspección realizada por la OCA correspondiente, la citada empresa ha de entregar al usuario la placa de inspecciones periódicas a fijar en el calderín y donde se anotarán las fechas de las subsecuentes inspecciones.
Además de los requisitos arriba mencionados, el requisito más importante y sobre el que hay que prestar más atención es el de inspecciones periódicas.

Inspecciones periódicas preceptivas.

Este es una de las principales fuentes de error, y hay que tener en cuenta diversas consideraciones:

Los compresores se categorizan en función de su presión máxima de servicio (en Bares) y el volumen del calderín (en litros). Esta categorización está determinada en el R.D. 769/1999. Este R.D. categoriza el equipo en tipos I, II, III y IV según la siguiente gráfica.



Una vez que tenemos la categoría del equipo, se determina el grupo de fluido (grupo I: Fluidos peligrosos; grupo II: Fluidos no peligrosos como el aire).

Así un compresor siempre tendrá una de las siguientes clasificaciones (I-2,II-2,III-2 ó IV-2).

Determinadas categoría y grupo, el propio RD 2060/2008 nos da la siguiente tabla donde determina la periodicidad de cada tipo de inspección y las empresas habilitadas para realizarlas.


¿Qué alcance tiene cada tipo de inspección?

El programa de inspecciones se ha diseñado para que se realicen comprobaciones del estado del equipo incrementales, así la de tipo A es la más “light” y la de tipo B es la más compleja. Concretamente:

TIPO A
  • Comprobación de la documentación de los equipos a presión.
  • Inspección visual de las partes sometidas a presión, accesorios de seguridad, dispositivos de control y condiciones reglamentarias.
TIPO B.
  • Comprobación de la documentación de los equipos a presión.
  • Inspección visual de las partes sometidas a presión, accesorios de seguridad, dispositivos de control y condiciones reglamentarias.
  • Inspección visual de todas las zonas sometidas a mayores esfuerzos y corrosión.
  • Comprobación de espesores.
  • Comprobación y prueba de los accesorios de seguridad.

TIPO C.
  • Comprobación de la documentación de los equipos a presión.
  • Inspección visual de las partes sometidas a presión, accesorios de seguridad, dispositivos de control y condiciones reglamentarias.
  • Inspección visual de todas las zonas sometidas a mayores esfuerzos y corrosión.
  • Comprobación de espesores.
  • Comprobación y prueba de los accesorios de seguridad.
  • Prueba hidrostática.