Datos de la empresa

Mi foto

Somos una organización dedicada a las consultoría de gestión empresarial ubicada en Bizkaia. Nuestro conocimiento, junto con el de nuestros colaboradores, nos permite desarrollar proyectos de gestión en los ámbitos de la calidad, medioambiente, seguridad y salud laboral, estrategia y personas, e implantar soluciones personalizadas e integrales para la consecución de objetivos concretos que permitan mejorar la competitividad de nuestros clientes.

miércoles, 19 de marzo de 2014

Sistemas de Gestión de la Seguridad Vial ISO 39001:2013.

Objeto y alcance:

Los Planes de movilidad y seguridad vial en las empresas tienen como objeto analizar las condiciones de desplazamiento de los trabajadores del centro de trabajo, valorar el riesgo de accidente, y, a la vista de los resultados, proponer una serie de objetivos a alcanzar, mediante las acciones preventivas pertinentes.


El diseño de este tipo de planes está normalizado a través de la Norma UNE-ISO 39001 .Sistemas de Gestión de la Seguridad Vial. Esta norma está pensada para aplicarse en cualquier organización. En determinadas empresas, su interés es evidente. En todas aquellas cuya actividad se circunscribe al transporte por carretera –ya sea de personas o de mercancías:
  • Transporte de pasajeros y mercancías.
  • Empresas con grandes flotas de vehículos.
  • Para personal de ventas, repartidores, mensajería y paquetería, mantenimiento y reparación, etc…
Pero la implantación de la ISO 39001 en empresas cuya actividad principal no sea el transporte también es necesaria, con la mera utilización de vehículos y vías públicas para realizar su trabajo, como pueden ser empresas comerciales que disponen de una fuerza de ventas que visita clientes. O aquellas en las que sus trabajadores simplemente ocupan las vías públicas como peatones:
  • servicio de correos,…
  • servicios de limpieza, 
  • empresas de mantenimiento de infraestructuras viarias.
Asimismo, habría que considerar todas aquellas empresas y organizaciones cuya actividad genera tráfico hacia o desde sus instalaciones, como centros comerciales, edificios administrativos, campos deportivos, centros educativos, etc. En todos estos ejemplos, las organizaciones pueden, y deben, adoptar medidas para una correcta gestión de la seguridad vial, no sólo para proteger la salud de sus trabajadores, sino también para proteger a clientes y resto de ciudadanos frente a las consecuencias de los accidentes de tráfico. La norma ISO 39001 es una gran ayuda para analizar los riesgos y establecer medidas e indicadores que contribuyan al objetivo de eliminar los accidentes de tráfico.

Ventajas: 

La implantación de un sistema de gestión de seguridad vial presenta además grandes ventajas:

  • Promueve una mejora en la seguridad de los trabajadores y usuarios de la organización,  cuyo objetivo a largo plazo es la eliminación de muertes y heridas graves derivadas de los accidentes de tráfico, basado en el fomento de buenas prácticas.
  • Evita importantes costes económicos y pérdidas de beneficios en la empresa, al tiempo que puede mejorar la productividad y rentabilidad del negocio. La existencia de este tipo de sistemas permiten a la empresa el acceso a bonificaciones en materia de seguros sociales.
  • Refuerza la posición en el ámbito de la Responsabilidad Social Corporativa, adoptando el espíritu de la responsabilidad compartida de la Seguridad Vial entre los diferentes actores del sistema vial.
Aspectos a trabajar:

Los aspectos más importantes de este tipo de sistemas de gestión y a trabajar desde la organización son:
  • Identificar el impacto que tiene la organización en la seguridad vial (SV).
  • Establecer un compromiso por parte de la alta dirección. 
  • Establecer, documentar y comunicar la política de SV. 
  • Asignar roles, responsabilidades y autoridades en la organización. 
  • Determinar qué recursos (humanos, económicos, organizativos…) se disponen para la consecución de los objetivos.
  • Determinar los riesgos y oportunidades mediante la evaluación del desempeño actual, identificando aquellos indicadores de desempeño de mayor relevancia para la organización y más importantes para la mejora de la SV.
  • La organización ha de determinar qué resultados pretende con el sistema de gestión de la SV. Deben incluir la disminución y, en último término la eliminación, de las muertes y heridas graves derivadas de los accidentes de tráfico en los que pueda ejercer influencia Estos índices, fundamentales en la implantación de la norma ISO 39001, se pueden clasificar en dos grupos:
    • Indicadores de exposición al riesgo: distancias recorridas, volumen de tráfico, etc.
    • Indicadores finales de resultados de seguridad vial: número de muertos y heridas graves.
  • Establecer objetivos y metas de SV para cada uno de los indicadores del desempeño. Para minimizar la siniestralidad o mantenerla en niveles adecuados se pueden realizar diversas intervenciones como:
  • Diseño vial y velocidad segura
  • Elección de las vías en función del tipo de vehículo, usuario, carga
  • Uso de equipos personales de seguridad, en especial: cinturones de seguridad, sistemas de retención infantil, cascos de bicicletas y motocicletas, sistemas para ver y ser vistos…
  • Velocidad de conducción segura, adecuándola al tipo de vehículo, tráfico y meteorología
  • Condiciones de los conductores: fatiga, distracción, alcohol, drogas
  • Planificación segura del viaje: incluye examinar la necesidad del viaje, número de viajes, modo de transporte, elección de la ruta, del vehículo y del conductor 
  • Seguridad en los vehículos: protección de los ocupantes y de otros usuarios de la vía, prevención de accidentes de tráfico, inspección técnica de vehículos
  • Autorización adecuada al tipo de vehículo que se conduce
  • Retirada de vehículos y conductores no aptos



Mejorar el sistema de gestión de la SV de manera continua mediante la evaluación del desempeño de SV por comparación con los objetivos y las metas de SV, el desempeño del sistema de gestión de la SV, las deficiencias y no conformidades, y la identificación de acciones correctivas y de oportunidades de acciones preventivas que busquen reducir la incidencia y el riesgo de muerte y heridas graves derivadas de los accidentes de tráfico.

viernes, 14 de marzo de 2014

Real Decreto 404/2010. Sistema de incentivos a las inversiones en materia de seguridad y salud.

Si su organización realiza inversiones periódicas en materia de seguridad y salud, sepa que en virtud de lo estipulado en el R.D. 404/2010 podrá reducir sus cotizaciones por contingencias profesionales entre un 5%-10%, siempre y cuando se observen los principios de la acción preventiva establecidos en la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales, y se reúnan, específicamente, los siguientes requisitos:

  • Haber realizado inversiones, debidamente documentadas y determinadas cuantitativamente, en instalaciones, procesos o equipos en materia de prevención de riesgos laborales que puedan contribuir a la eliminación o disminución de riesgos durante un número de ejercicios naturales consecutivos e inmediatamente anteriores al de la solicitud que no hayan formado parte de una solicitud anterior, con un máximo de cuatro ejercicios.
  • Haber cotizado a la Seguridad Social durante el periodo de observación con un volumen total de cuotas por contingencias profesionales superior a 5.000 euros.
  • No rebasar en el periodo de observación los límites que se establezcan respecto de los índices de siniestralidad general y siniestralidad extrema publicados a principios de cada ejercicio.
  • Encontrarse al corriente en el cumplimiento de sus obligaciones en materia de cotización a la Seguridad Social.
  • No haber sido sancionada por resolución firme en vía administrativa en el periodo de observación por la comisión de infracciones graves o muy graves en materia de prevención de riesgos laborales o de Seguridad Social, tipificadas en el texto refundido de la Ley de Infracciones y Sanciones en el Orden Social, aprobado por el Real Decreto legislativo 5/2000, de 4 de agosto.
  • Acreditar, mediante la autodeclaración sobre actividades preventivas y sobre la existencia de representación de los trabajadores en materia de prevención de riesgos laborales que figura como anexo I en el RD 404/2010, el cumplimiento por la empresa de los requisitos básicos en materia de prevención de riesgos laborales. La citada autodeclaración deberá ser conformada, en su caso, por los delegados de prevención, o acompañada de sus alegaciones a la misma.

Además DE TODO LO ANTERIOR, la empresa se debe acreditar el desarrollo o la realización, durante el periodo de observación, de dos, al menos, de las siguientes acciones:


  • Incorporación a la plantilla de recursos preventivos propios (trabajadores designados o servicio de prevención propio), aun cuando no esté legalmente obligada a efectuarlo, o ampliación de los recursos propios existentes.
  • Realización de auditorías externas del sistema preventivo de la empresa, cuando ésta no esté legalmente obligada a ello.
  • Existencia de planes de movilidad vial en la empresa como medida para prevenir los accidentes de trabajo en misión y los accidentes «in itinere».
  • Acreditación de la disminución, durante el período de observación, del porcentaje de trabajadores de la empresa o centro de trabajo expuestos a riesgos de enfermedad profesional.
  • Certificado de calidad de la organización y funcionamiento del sistema de prevención de riesgos laborales de la empresa, expedido por entidad u organismo debidamente acreditado por la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC), justificativo de que tales organizaciones y funcionamiento se ajustan a las normas internacionalmente aceptadas.



Para solicitar estas bonificaciones, desde el día 1 de abril hasta el 15 de mayo de cada año, las empresas incluidas en el ámbito de aplicación del R.D. 404/2010 que deseen optar al incentivo, deberán presentar su solicitud en la mutua o entidad gestora que asuma la protección de sus contingencias profesionales.









· 

lunes, 10 de marzo de 2014

Nueva ISO 9001:2015.

Para el año 2015 está prevista la publicación de la nueva versión de la norma ISO 9001. En esta nueva versión se prevén importantes cambios de enfoque que requerirán profundas restructuraciones en los sistemas de calidad ISO 9001 ya implantados El cambio de mayor envergadura se referirá al formato estándar, reformulando todas las clausulas para mejorar la integración entre los diferentes sistemas ISO (14001, 27001, 22001,…). El esquema se desarrollará en base a los siguientes puntos:
  • Alcance
  • Referencias normativas
  • Términos y definiciones
  • Entorno de la organización
  • Liderazgo
  • Planificación
  • Soporte
  • Operaciones
  • Evaluación del desempeño
  • Mejora continua
Pero los cambios no se quedan en un maquillaje superficial, en cuanto a la distribución de las clausulas, sino que profundiza en una serie de aspectos que hará reflexionar a las organizaciones en profundidad sobre su modelo de negocio y la forma de hacer las cosas. Los aspectos mas relevantes son:

  • Mayor orientación a empresas de servicios (el término producto se ha cambiado por el de “bienes y servicios”) y se reduce flexibiliza la de algunos requisitos relativos a seguimiento, equipos de medición y diseño y desarrollo.
  • Nuevo enfoque hacia la calidad total. Esto será muy novedoso para empresas que no hayan implantado otro tipo de sistemas más participativos (RSC, EFQM,…). Además de tener en cuenta los requisitos del cliente, la nueva revisión de la norma pretende que se tengan en cuenta las necesidades y expectativas de todas las partes interesadas.
  • Identificación de riesgos. En esta nueva revisión, se le da una nueva vuelta de tuerca y se detallan los requisitos necesarios para una implantación efectiva de un sistema basado a procesos. Así se determina que una organización ha de definir los procesos, los recursos de entrada y de salida, la interacción entre los diferentes procesos, identificación de riesgos, propietarios y responsables de los procesos, indicadores…
  • Gestión del liderazgo.Dentro de la nueva orientación hacia la calidad total y la excelencia, la nueva norma explicita los requisitos de liderazgo de la dirección contemplados como un compromiso respecto al sistema de gestión de la calidad.
  • Gestión del cambio. Se da un impulso importante a la gestión de cambioso dentro de las organizaciones, para hacerlas más resistentes al entorno socio económico. La nueva versión contempla nuevos requisitos enfocados a la identificación y gestión de los cambios necesarios para mejorar el sistema de gestión de la calidad.
  • Formación y competencias. Se introduce el concepto de gestión por competencias. La nueva versión explicita la necesidad de gestionar las competencias en particular que se determinan las competencias necesarias basadas en la educación, formación o experiencia y que se adoptan medidas para asegurar que el personal cuenta con dichas competencias.
Como se puede apreciar, los cambios son relevantes y significativos, introduciendo elementos de gestión de calidad total, que en versiones anteriores no se tenían en cuenta, y que tratan de ampliar el marco de actuaciones de la organización, no sólo al cliente, sino a todas las partes interesadas que intervienen en la organización. Asimismo, la introducción de la gestión de los riesgos en los procesos y la gestión del cambio, da una nueva orientación a la norma, introduciendo a las organizaciones en sistemas de gestión de riesgos de empresariales y continuidad del negocio.

viernes, 7 de marzo de 2014

Coordinación Empresarial. Documentación exigible a un autónomo.

Uno de los puntos más importantes dentro de los sistema de seguridad y salud en el trabajo es el tema de la coordinación empresarial. Este aspecto es de vital importancia para asegurar la seguridad tanto de trabajadores propios como ajenos, así como de cualquier visitante o usuario de las instalaciones.

La coordinación empresarial ha de ser siempre bidireccional, entre empresa contratante y autónomo. Así la empresa cliente (contratista principal o promotor en obras de construcción) tiene la obligación de iniciar el proceso de coordinación con el autónomo proveedor del servicio (subcontratista), mediante el intercambio de información preceptivo y regulado en los artículos 4.2. y 7 del Real Decreto 171/2004.

Este intercambio de información ha de asegurar que los riesgos generados por los trabajos a realizar en las instalaciones de la empresa contratante, no afectan a sus propios trabajadores, a otros trabajadores de empresas concurrentes (empresas que trabajan dentro de unas mismas instalaciones y que ejecutan su actividad de manera coincidente en el tiempo), o a visitantes o usuarios del centro de trabajo.

Este aspecto es de suma importancia para las empresas contratantes, puesto que según el artículo 42.3. del RDL 5/2000, de 4 de agosto, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley sobre Infracciones y Sanciones en el Orden Social:

"La empresa principal responderá solidariamente con los contratistas y subcontratistas a que se refiere el apartado 3 del artículo 24 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales del cumplimiento, durante el período de la contrata, de las obligaciones impuestas por dicha Ley en relación con los trabajadores que aquéllos ocupen en los centros de trabajo de la empresa principal, siempre que la infracción se haya producido en el centro de trabajo de dicho empresario principal."

Así, para asegurar que los riesgos los menores posibles y evitar responsabilidades subsidiarias, la empresa contratante ha de asegurarse de que:
  • Se han evaluado los riesgos existentes en los trabajos a realizar (ya sea mediante un Plan de Seguridad, en el caso de obras de construcción, ó una evaluación de riesgos específica en el resto de trabajos). 
  • Los trabajadores destinados a realizar los trabajos están formados en materia de seguridad y salud y que éstos están dados de alta en la seguridad social. 
A la hora de implantar sistemas OHSAS 18001, y empezar a trabajar con las empresas, nos hemos encontrado que este aspecto es de los más conocidos por la empresas, y que más recorrido documental tienen en la organización. Pero, el hecho de que las empresas no conozcan en profundidad la legislación vigente en este ámbito, y el miedo a las implicaciones que pueda tener el accidente de un trabajador en sus instalaciones, ha provocado que lo que tendría que ser un mero intercambio de información que agilice la coordinación y mejore la seguridad de la instalación, se transforme en un proceso "acumulador de papeles" con carpetas AZ llenas de documentación. Estas carpetas ni van a salvar vidas, ni van minimizar riesgos de accidentes, ni van proteger mejor a la empresa frente a una multa. Lo único que van a conseguir es entorpecer el flujo de información entre cliente-proveedor y ocupar estanterías enteras/archivos informáticos que serían más útiles de otra forma.

Asimismo, en el caso de autónomos, al no tener trabajadores por cuenta ajena, no les aplica la mayoría de los preceptos contenidos en la Ley 31/1995 de prevención de riesgos laborales (evaluación de riesgos, planificación preventiva, reconocimientos médicos, ...). Otro tema es que como autónomo, se dispongan de trabajadores contratados y estos vayan a entrar en las instalaciones de cliente. En tal caso visite nuestro artículo "Coordinación empresarial. Documentación exigible a la empresa"

Desde este artículo queremos que sean conscientes de la documentación que realmente es necesaria frente a la documentación que usualmente nos encontramos en materia de coordinación con los autónomos:

  • Copia del DNI del autónomo. Carece de sentido, ya que los datos del autónomo están en el contrato de arrendamiento de servicios.
  • Alta en Seguridad Social. Sirve para determinar el inicio de responsabilidades del cliente o contratista.
  • Certificado de estar al corriente con la S. Social. Necesaria por que genera responsabilidad del contratista por impago de cuotas
  • Certificado de estar al corriente de pagos con hacienda. No requerida.
  • Recibo de pago de autónomos del mes anterior. Necesaria por que genera responsabilidad del contratista por impago de cuotas
  • Seguro de Responsabilidad Civil. No requerida. 
  • Relación de  maquinaria y medios. Carece de sentido, ya que han de estar en el contrato de arrendamiento de servicios.
  • Relación de productos químicos utilizados en los trabajos y FDS. Necesaria para que el cliente determine medidas de seguridad adicionales.
  • Fotocopia del contrato con SPA y recibo. No requerida.
  • Evaluación de riesgos específica de los trabajos. No requerida.
  • Planificación de la actividad preventiva. No requerida.
  • Aceptación del PSS (sólo en obras de contrucción). No tiene sentido juridico. La recepción de la entrega por el contratista de la parte correspondiente del PSS se ha de firmar en el Libro de Subcontratación. 
  • Nombramiento del recurso preventivo: Sólo exigible al contratista principal (ver artículo de nuestro Blog "Trabajadores autonomos y recursos preventivos".
  • Recibí de información y formación de los trabajadores. No requerida.
  • Recibí de entrega de EPIS. No requerido.
  • Recibí certificado médico de aptitud. No requerido.
Así pues, si usted es cliente o contratista, céntrese en la documentación realmente necesaria y no trate de acumular más y más documentación. Lo único que conseguirá es entorpecer el proceso de coordinación. 

Si usted es proveedor de servicios y el contratista o cliente le solicita toda la documentación arriba indicada, o incluso más, aunque no sea legalmente exigible en su totalidad, entréguesela.... es su CLIENTE.

Desde aquí hemos intentado aclarar que documentación es importante desde el punto de vista de coordinación empresarial y que documentación es innecesaria. Esta en sus manos mejorar el proceso de coordinación.





lunes, 3 de marzo de 2014

Responsabilidad penal en un accidente laboral.

En muchas ocasiones, en el ámbito de la Prevención de Riesgos Laborales, nos encontramos con empresarios que creen que están  al 100% cubiertos de sus obligaciones por el mero hecho de contar con un Servicio de Prevención Ajeno que nos realiza la Evaluación de Riesgos y nos asesora en la redacción del Plan de Prevención, y por realizar los mantenimientos preventivos que nuestras empresas mantenedoras nos dicen.

Nada más lejos de la realidad, ya que el incumplimiento de las obligaciones en materia de prevención es responsabilidad del empresario y no de terceros, como mantenedores y/o SPA. Así, la Ley de Prevención de riesgos laborales en el artículo 42 de la LPRL establece que: “el incumplimiento por los empresarios de sus obligaciones en materia de prevención de riesgos laborales dará lugar a responsabilidades administrativas, así como, en su caso, a responsabilidades penales y a las civiles por los daños y perjuicios que puedan derivarse de dicho incumplimiento”.

En este sentido, ha salido una sentencia condenatoria que clarifica bastante este concepto, que pasamos a reproducir:

"El Juzgado de lo Penal número 4 de Valladolid ha impuesto penas de dos años de prisión al enólogo de Bodegas Protos,  y dos trabajadores de la empresa, como responsables del accidente laboral registrado en 2007 en la sede de la embotelladora, en Peñafiel, que se saldó con un fallecido y un herido grave como consecuencia de la caída de un montacargas.

En su fallo, el Juzgado considera a los tres citados autores de un delito contra la seguridad de los trabajadores, un delito de homicidio imprudente y otro delito de lesiones por imprudencia grave, con lo que además acuerda imponerles, en concepto de responsabilidad penal, el pago de indemnizaciones por importe global de 376.716 euros, con responsabilidad subsidiaria de Protos.

Aunque con los tres anteriores también compartieron banquillo Antonio Emilio G.P, responsable legal de la empresa Orona Ascensores, encargada del mantenimiento del montacargas, y los también trabajadores de dicha mercantil, la jueza ha resuelto absolverles de todos los cargos.

Bodegas Protos, tras conocer el fallo, ha mostrado su disconformidad y ha anunciado la interposición de un recurso de apelación tras apuntar que "todos los trabajadores usuarios del montacargas tenían indicaciones claras de contactar con la empresa responsable del mantenimiento ante cualquier incidencia".

Bodegas Protos recuerda además que el montacargas que cayó al vacío y provocó el fallecimiento y heridas de dos compañeros era mantenido por la empresa Orona Ascensores Cooperativa, "siendo esta la responsable del buen funcionamiento del mismo y acreditando su perfecto estado en las revisiones pertinentes".

Añade que ni la empresa ni ninguno de sus empleados dio orden de manipulación del montacargas tras el atasco sufrido por el mismo debido a una imprudencia en la colocación de la carga de uno de los trabajadores implicados en el accidente. "Queremos desmentir que la práctica realizada por los mismos, de desatascar el montacargas con ayuda de un cincel, fuese una práctica habitual en sus instalaciones, ya que jamás con anterioridad se había producido este hecho", precisan las mismas fuentes.

Los hechos se remontan al 5 de octubre de 2007 y tuvieron por escenario las instalaciones de Protos en Peñafiel, donde el operario fallecido, y el herido estaban transportando cajas de vino en palés, para lo cual utilizaron un montacargas, desde el nivel intermedio hasta el superior, de los tres niveles con que cuenta.

El accidente se produjo al intentar bajar de nuevo el elevador hasta el nivel intermedio y comprobar que era imposible porque había quedado inmovilizado, ya que carecía de cierre perimetral y varias maderas habían quedado atascadas, haciendo cuña, entre el propio montacargas y el forjado por donde éste circula.

Fue entonces cuando ambos trabajadores sacaron la mercancía del elevador y se introdujeron en el mismo para intentar desencajarlo con la ayuda de un cincel, momento en que se produjo una pérdida de presión en el sistema hidráulico y la plataforma cayó al vacío desde una altura de unos seis metros, lo que provocó la muerte de uno de ellos y gravísimas lesiones a su compañero.

Las acusaciones, la pública y la particular, en representación del operario fallecido, coinciden en que el accidente pudo evitarse en el supuesto de que la plataforma hubiera estado dotada de cierre perimetral--tras el siniestro se corrigió tal circunstancia--, lo que habría impedido que la mercancía sobresaliera por sus bordes atascando el montacargas.

Entre otras irregularidades, los acusadores apuntan un deficiente mantenimiento de la plataforma, cuyo riesgo no había sido evaluado en el plan de prevención de riesgos laborales, y el hecho de que los trabajadores afectados no habían recibido formación específica sobre el uso del mismo ni tampoco un manual de instrucciones."

Fuente el diario.es


Después de esta sentencia quedan claros cuatro aspectos:

  • El hecho de no estar evaluado el riesgo del montacargas (fallo del SPA) no exime al empresario.
  • El hecho de que los trabajadores manipulasen el montacargas incorrectamente, no exime al empresario.
  • El establecimiento de medidas organizativas, como la señalización del uso del mismo para personas, no exime al empresario.
  • El hecho de que la empresa mantenedora asegure que el mantenimiento es el adecuado y resulte ser insuficiente, no exime al empresario.

Lo único que puede evitar que estos hechos no salpiquen a una empresa y a un empresario, es un diagnostico claro en materia legal, la comprobación de que se cumple la legislación en materia de prevención e industrial aplicable y la vigilancia continua sobre todos las actores participantes en el sistema de prevención de riesgos laborales, ya sean SPA, mantenedores ó trabajadores.