Datos de la empresa

Mi foto

Somos una organización dedicada a las consultoría de gestión empresarial ubicada en Bizkaia. Nuestro conocimiento, junto con el de nuestros colaboradores, nos permite desarrollar proyectos de gestión en los ámbitos de la calidad, medioambiente, seguridad y salud laboral, estrategia y personas, e implantar soluciones personalizadas e integrales para la consecución de objetivos concretos que permitan mejorar la competitividad de nuestros clientes.

jueves, 30 de noviembre de 2017

Extintores en Carretillas ¿Son obligatorios?

¿Cuando un vehículo de trabajo ha de llevar un equipo de extinción de incendios?.

Esta duda surge en múltiples ocasiones, sobre todo si el vehículo viene con una zona o espacio habilitado a tal efecto.


En el caso de automóviles, estos se regirán por el Reglamento General de Vehículos y deberán llevar equipos de extinción si está destinado al transporte de mercancías y tiene una Masa Máxima Autorizada (MMA) superior a 3.500 kg.

¿Pero en el caso de una carretilla, grúa, dumper, etc...?. ¿Estos vehículos tienen obligación de llevarlos?.

El Real Decreto 1215/1997, de 18 de julio, por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud para la utilización por los trabajadores de los equipos de trabajo, determina en el Anexo I apartado 2.1.f.6, que "los equipos de trabajo móviles si entrañan riesgos de incendio, por ellos mismos o debido a sus remolques o cargas, que puedan poner en peligro a los trabajadores, deberán contar con dispositivos apropiados de lucha contra incendios, excepto cuando el lugar de utilización esté equipado con ellos en puntos suficientemente cercanos".

Es decir, equipos de trabajo en zonas abiertas, sin equipos de extinción cercanos o de fácil acceso para los trabajadores, necesitan extintores. Por el contrario, la típica carretilla elevadora que se utiliza en almacén no necesitaría de extintor.

Es importante también recordar que los extintores de incendios instalados en los equipos de trabajo, ya sean obligatorios o no, deben de estar debidamente revisados tal y como marca la legislación contra incendios (RD 513/2017).


martes, 10 de octubre de 2017

Donald Trump tumba el plan para reducir los GEI.

El Gobierno de Donald Trump dará hoy martes la estocada final al plan de Barack Obama para reducir la emisión de gases de efecto invernadero en las centrales eléctricas, uno de los giros políticos radicales de la nueva Casa Blanca, que le aleja así de los objetivos del Pacto de París, del que se ha descolgado, y le acerca al votante estadounidense preocupado por el empleo en las minas de carbón. 

El jefe de la Agencia de Protección Medioambiental avanzó este lunes que firmaría la propuesta para empezar la retirada de este programa impulsado por el Gobierno demócrata, que se consideró una hostilidad contra las regiones afectadas y se topó con muchos problemas legales.

“Este es el mensaje del presidente: la guerra del carbón ha terminado”, dijo Pruitt en un acto público celebrado precisamente en un punto caliente de esta industria, la ciudad de Hazard, en el estado de Kentucky. El objetivo de Obama consistía en una reducción de la contaminación del 32% en el horizonte de 2030, con respecto a los niveles de 2005, algo que afectaba a 1.600 plantas en todo el país. Las más contaminantes hubiesen tenido que cerrar.

La actividad de las centrales eléctricas que utilizan el gas o el carbón supone alrededor de un tercio de las emisiones de dióxido de carbono en Estados Unidos, aunque muchas ya han comenzado un proceso de abandono de energías fósiles. La regulación de Obama, según los datos facilitados en su día, acarrearía un coste de 9.600 millones de dólares, pero reportaría entre 37.000 y 90.000 millones de dólares en beneficios a largo plazo.

Posibles consecuencias ambientales.

Los científicos aseguran que empeoraría un problema ya grave y que sería mucho más difícil prevenir el cruce de un peligroso umbral de temperatura global.

Los científicos, además, coinciden en que empeorará un problema ya difícil de por sí y que hará más difícil prevenir el cruce de un umbral peligroso en la temperatura global.

Esmprobable que la Tierra alcance niveles de calentamiento más peligrosos incluso antes de que Estados Unidos anuncie si abandonará su promesa de reducir la contaminación por dióxido de carbono. Eso es así porque Estados Unidos ya contribuye mucho al aumento de las temperaturas mundiales.

Los cálculos indican que eso podría dar lugar a emisiones en la atmósfera de hasta 3,000 millones de toneladas de dióxido de carbono adicionales al año.

En vista de que ese volumen se acumula año tras año, los científicos aseguran que es suficiente para derretir las capas de hielo más rápidamente, elevar el nivel de los mares y desencadenar un clima más extremo.

"Si nos demoramos, el lazo se va a estrechar", expresó el científico climático Michael Oppenheimer, de la Universidad de Princeton, codirector de la revista especializada Climatic Change.

Un grupo de expertos realizó una simulación por computadora de lo que ocurriría si Estados Unidos no frena sus emisiones, pero otras naciones cumplen sus objetivos. Encontró que Estados Unidos aportaría un calentamiento de hasta medio grado Fahrenheit al planeta a finales de siglo.

Otros sostuvieron que el panorama empeorará, porque otros países podrían seguir el ejemplo de Washington, lo que significaría más emisiones de todos.

Aunque los científicos no están completamente de acuerdo sobre las simulaciones por computadora, sí están de acuerdo abrumadoramente en que el calentamiento que va vive el planeta será más rápido y más intenso.

Sin el apoyo de Estados Unidos, será más difícil que el planeta evite cruzar un umbral peligroso: evitar que el mundo se caliente más de 2 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales.

El mundo ya se ha calentado un poco más de la mitad de esa cifra. Cerca de una quinta parte de las emisiones de dióxido de carbono provienen de Estados Unidos, generalmente por la quema de carbón, petróleo y gas, por lo que el panorama ya es de por si nada alentador.

viernes, 29 de septiembre de 2017

Plataformas elevadoras y velocidad de viento.

Todas las plataformas, con excepción de las que están diseñadas para trabajo en interior que no pueden trabajar con viento, están diseñadas para aguantar una velocidad de viento hasta un máximo que se debe marcar en la máquina. Operaciones por encima del máximo indicado por el fabricante pueden causar inestabilidad.

La velocidad del viento generalmente aceptada, y también el máximo en el que un operario puede trabajar cómodamente, es de 12,5 m/s (45 km/h).

La velocidad del viento se puede medir desde la plataforma con un anemómetro de mano, un instrumento mucho más fiable que cualquier otra medición visual (Escala Beaufort).

Es muy importante tener en consideración que la velocidad del viento aumenta con la altura y puede ser hasta un 50% superior a una altura de 20 metros comparado con la velocidad en tierra.

Además se debe tener cuidado al manipular materiales con una grande superficie como paneles que pueden actuar como "velas" y afectar gravemente la estabilidad de una PEMP, especialmente en condiciones de viento racheado. Por la misma razón, carteles, letreros y similares no deben aplicarse ni siquiera temporalmente a la plataforma.

Al trabajar en una zona de edificios altos se puede verificar el así dicho “efecto embudo” que causa ráfagas de viento muy fuertes. Otras zonas que pueden tener ráfagas de viento inesperadas son en proximidad de aeronaves en los aeropuertos y vehículos en las autopistas

martes, 19 de septiembre de 2017

Riesgos y Oportunidades en un Sistema de Gestión Ambiental.

En el punto 6.1.1. de la Norma ISO 14001:2015, se determina que:

“Al planificar el sistema de gestión ambiental, la organización debe (…) determinar los riesgos y oportunidades relacionados con sus aspectos ambientales, requisitos legales y otros requisitos y otras cuestiones y requisitos identificados en el análisis de contexto y necesidades y expectativas de partes interesadas”…

Es importante hacer hincapié en que todo aspecto ambiental tiene asociado uno o varios impactos ambientales (Aspecto: consumo de gasoil para el transporte; Impacto: Disminución de recursos naturales, emisiones indirectas de GEI en el procesado del gasoil,…; Aspecto: Generación de ACS mediante placas fotovoltaicas; Impacto: Conservación de recursos naturales, minimización de emisiones indirectas de GEI en generación de energía,…)

Esto nos lleva a que los aspectos ambientales pueden crear riesgos y oportunidades asociados con impactos ambientales adversos, impactos ambientales beneficiosos y otros efectos para la organización. Los riesgos y oportunidades relacionados con aspectos ambientales se pueden determinar como parte de la evaluación de los aspectos ambientales. Así, los aspectos ambientales significativos pueden dar como resultado riesgos y oportunidades asociados tanto con impactos ambientales adversos (amenazas) como con impactos ambientales beneficiosos (oportunidades).

En cuanto a riesgos asociados a los requisitos legales los riesgos estarán asociados a la imagen de la organización por un incumplimiento legal o como oportunidad la potenciación de la imagen por el uso de tecnologías verdes que proporciona un nivel de cumplimiento mucho más allá de lo legalmente establecido.

La organización también puede tener riesgos y oportunidades relacionados con otras cuestiones, que incluyen las condiciones ambientales o las necesidades y expectativas de las partes interesadas como puede ser:

  • Limitaciones económicas que impiden la realización de operaciones de mantenimiento preventivo con marcado carácter ambiental (limpiezas de arquetas) o desarrollo de procedimientos operativos (zonas de segregación de residuos líquidos con poco espacio para su carga/descarga).
  • Cambios en la ordenación urbanística que provoca la edificación de zonas residenciales cerca de nuestras instalaciones, lo que podría implicar inversiones para mejoras de instalaciones para la reducción de niveles de ruido.
  • Introducción de nuevas tecnologías subvencionadas que puedan aportar mejoras ambientales evidentes (reducción de consumos, emisiones atmosféricas,…)
  • Existencia de periodos de sequía que puedan afectar a futuros a permisos de captación.


jueves, 6 de julio de 2017

Se regulan los sistemas de control de los volúmenes de agua relativos a los aprovechamientos del dominio público hidráulico en las cuencas internas del País Vasco

La orden publicada tiene por objeto el establecimiento de los criterios técnicos para la determinación, instalación y mantenimiento de los sistemas de control de los volúmenes de agua utilizados por los aprovechamientos de agua del dominio público hidráulico, entendiendo como aprovechamiento la utilización de un volumen determinado de agua que se toma de uno o varios puntos, para uno o varios usos, dentro de una misma concesión o derecho al uso privativo de aguas pública. Así mismo, tiene por objeto regular las obligaciones de las personas titulares de dichos aprovechamientos en relación a dichos sistemas y a la información obtenida a través de los mismos.

Para el control del volumen derivado por las captaciones de agua del dominio público hidráulico, en todos los aprovechamientos de aguas la persona titular del mismo queda obligada a la instalación y mantenimiento a su costa de un contador de agua. Teniendo que instalar uno por toma siguiendo las instrucciones de la empresa fabricante, y debiendo conservar toda la documentación facilitada por éste o, en su caso, por el instalador o servicio técnico.

El contador ha de ser verificable, precintable y no manipulable y deberá proporcionar, como mínimo, el volumen de agua acumulado expresado en metros cúbicos

Para los aprovechamientos con caudal máximo autorizado igual o mayor que 100 l/s., se deberá instalar un sistema de control de volúmenes que permita la estimación de volúmenes circulantes con frecuencia horaria y el almacenamiento y tratamiento de los datos

Registro y comunicación de los datos obtenidos. 

Se deberá registrar los volúmenes de agua derivados. Los registros estarán a disposición de la Agencia Vasca del Agua. Para ello, ésta habilita, en su web, una aplicación, de acceso individual y restringido, en la que los titulares registrarán los datos del volumen detraído. 

En función de la categoría del aprovechamiento se establecen los siguientes procedimientos de medición y registro: 

a) En los aprovechamientos con caudal máximo autorizado inferior a 4 l/s se registrará en la aplicación web una anotación del volumen captado anualmente expresado en metros cúbicos por año. El registro, se referirá al año natural, debiendo anotar la estimación en el mes de enero. 

b) En los aprovechamientos con caudal máximo autorizado igual o mayor que 4 l/s y menor que 100 l/s se registrará en la aplicación web una anotación del volumen captado mensualmente expresado en metros cúbicos por mes. El registro referido a cada mes, se anotará a mes vencido. 

c) En los aprovechamientos con caudal máximo autorizado igual o mayor que 100 l/s se registrará en la aplicación web una anotación del volumen captado diariamente expresado en metros cúbicos por día. El registro diario se anotará a mes vencido. 

Las personas titulares de aprovechamientos de categoría primera (menor 4 l/s) o segunda (entre 4 y 100 l/s) , alternativamente a lo establecido en los apartados anteriores podrán llevar dicho registro en papel mediante el modelo de formato recogido en el Anexo I de la orden debiendo conservarse éstos, al menos, durante 4 años. Los datos serán remitidos anualmente a la Agencia Vasca en el mes de enero de cada año.

miércoles, 5 de julio de 2017

Adecuación de maquinaria. RD 1215.

El Real Decreto1215/1997 obliga al empresario a disponer de máquinas adecuadas al trabajo a realizar, que cumplan cualquier disposición legal o reglamentaria de aplicación y adaptarlas a las disposiciones previstas en los anexos del citado Real Decreto.

Por ello el empresario está obligado a evaluar si las maquinas cumplen las disposiciones contenidas en Anexo I. Para ello se obliga a la realización de un informe técnico, que no tiene carácter de certificación, en el que un técnico competente analiza la adecuación de la máquina al Anexo I de dicho Real Decreto, evaluando los riesgos de la máquina y calificando la aptitud de los medios de prevención utilizados en la máquina para controlar esos riesgos.

En base a esta evaluación, se adoptan las medidas correctivas adecuadas para que el equipo cumpla, y el citado técnico u otro (no tiene porqué ser el mismo) certificará que la maquina cumple con las disposiciones impuestas por el RD1215. Los resultados de estas comprobaciones deben documentarse, manteniéndose a disposición de la autoridad laboral durante toda la vida laboral de los equipos.

El problema es lo que se entiende por técnico competente.

En ningún momento se define lo que es un “técnico competente”. De esta manera, debemos acudir a textos legales, y podemos concluir que la competencia para su aplicación la fija el Reglamento de Servicios de Prevención cuando habla de funciones y capacidades. Al ser riesgos complejos los derivados de los equipos de trabajo (al menos son complejos en muchos de los casos), necesariamente será un Técnico de Prevención de Nivel Superior el capacitado para firmar el “estudio de adecuación”.

Hasta aquí lo que se puede extraer directamente de la lectura de la legislación: cualquier Técnico de Prevención de Nivel Superior (por supuesto con, al menos, la especialidad de seguridad), tiene capacidad legal para firmar ese estudio, sin otra cualificación. Pero, en la práctica, se debería tener en cuenta que para la evaluación del riesgo del equipo hay que analizar su sistema de puesta en marcha, modos de mando y sistemas de protección..., muchas veces es imprescindible saber diferenciar los componentes electro-mecánicos, hidráulicos o neumáticos que lo conforman, o interpretar un esquema eléctrico o neumático. Difícilmente una persona con formación no técnica puede tener esa capacidad.

Por ello, para garantizar la calidad del trabajo y evitar problemas, un estudio de adecuación debería estar firmado por un Técnico de Prevención de Nivel Superior y con formación técnica (preferentemente una ingeniería o ingeniería técnica).

Este técnico podrá ser un técnico de un Servicio de Prevención Ajeno, un miembro de un Servicio de Prevención Propio o un trabajador de una OCA.



martes, 20 de junio de 2017

Carreteras Verdes

Las administraciones europeas, desde la estrategia europea 2020, tratan de implicarse en la toma de medidas para reducir el impacto medioambiental para generar un crecimiento inteligente, sostenible e integrador. 


Uno de los puntos de esta estrategia 2020 es la regulación y fomento de la contratación pública verde, un proceso mediante el que autoridades públicas y semipúblicas deciden adquirir productos, servicios, obras y contratos en los sectores especiales con un impacto ambiental reducido. 

Dentro de los objetivos de la contratación pública verde está el fomento de la adquisición de materiales provenientes de procesos de reciclado. La intención es fomentar el modelo de economía circular, basado en una sociedad del reciclado, con el objetivo de reducir la producción de basura para emplearla como recursos.

Entre estos postulados se encuentran las carreteras sostenibles, construidas a partir de mezclas asfálticas menos contaminantes. El caucho pulverizado procedente de los neumáticos fuera de uso se incorpora a distintos tipos de betunes con propiedades diferentes siempre superiores a las obtenidas con las convencionales. Una de las consecuencias más positivas es el ahorro en gastos de conservación y la prolongación de su vida útil, ya que son mezclas más elásticas, por lo que se mejora la resistencia a la fisuración, aumentando su seguridad y durabilidad. 

Por otro lado, el color es más negro y crece el contraste entre las marcas blancas y el asfalto, por lo que disminuye el mantenimiento. 

Sin embargo, estos betunes mejorados son más costosos y, en época de crisis, las ofertas más económicas prevalecen frente a las eco en los concursos públicos, no mirando más allá de la inversión inmediata y obviando las consideración de ciclo de vida del producto en toda su extensión (más durabilidad, menos mantenimiento,…). 

Además, hay otro factor determinante a favor de este tipo de materiales reciclados, y es que los betunes suponen en torno al 5% del coste de una obra, un porcentaje insignificante en comparación con los beneficios que va a prestar, tanto a nivel ambiental como social y económico (desde un punto de vista de inversión a largo plazo)

Asimismo, según varios estudios sobre huella de carbono al utilizar polvo de neumático en las carreteras se reducen entre un 30 y un 40% las emisiones de CO2 respecto a una vía convencional. 

En España ya hay 1.250 kilómetros de estas carreteras. Teniendo en cuenta que a 31 de Diciembre de 2015 (último dato oficial del ministerio de fomento) hay 166.003 Kms, actualmente tenemos un 0,8% de carreteras “verdes”, por lo que queda mucho por hacer….